Fecha actual 29 May 2020 4:38

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 89 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto:
NotaPublicado: 27 Ene 2008 0:17 
Desconectado
Troll de largo recorrido
Avatar de Usuario

Registrado: 11 Ago 2006 8:53
Mensajes: 14372
Ubicación: Jalisia
Yo creo que a estas alturas podríamos discutir cuál sería la versión discográfica de Rigoletto más próxima al ideal.

Yo propongo la de Kubelík.

_________________
Il barone fu ferito, però migliora


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 27 Ene 2008 0:22 
Desconectado
Tom Doniphon
Avatar de Usuario

Registrado: 11 Jun 2007 16:29
Mensajes: 5188
Ubicación: En un lugar adyecto, aberrante y finisecular
Kubelik (con un director y un Rigoletto no especialistas en Verdi, manda hue*** !!!) y después la de Rudel (... pese a Milnes)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 27 Ene 2008 0:31 
Desconectado
Spinete
Avatar de Usuario

Registrado: 21 Nov 2007 22:01
Mensajes: 12663
Ubicación: Zaragoza
La de Kubelik, sin duda alguna. La mejor dirección de Rigoletto de la discografía, acompañando además a los cantantes como está mandado. Redonda.

Geppin: no acabo de ver los méritos de Rudel. ¿Me lo explicas? :wink:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 27 Ene 2008 0:32 
Desconectado
Troll de largo recorrido
Avatar de Usuario

Registrado: 11 Ago 2006 8:53
Mensajes: 14372
Ubicación: Jalisia
Yo tampoco se los veo y a ver si en un rato cuelgo la discografía de los 70: Bonynge, Rudel y Giulini.

_________________
Il barone fu ferito, però migliora


Última edición por Gino el 27 Ene 2008 4:22, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 27 Ene 2008 4:18 
Desconectado
Troll de largo recorrido
Avatar de Usuario

Registrado: 11 Ago 2006 8:53
Mensajes: 14372
Ubicación: Jalisia
Los setenta. Derribamos un par de mitos.

Decca (1971) Sherrill Milnes, Joan Sutherland, Luciano Pavarotti, Martti Talvela, Huguette Tourangeau. London Symphony Orchestra, Ambrosian Opera Chorus, Richard Bonynge.
Nueva edición de Decca basada en Sutherland y dos de los elementos más valiosos en sus respectivas cuerdas durante aquella década. Lo cual en el caso de Sherrill Milnes es indicativo de una crisis baritonal que hoy es endémica. Milnes adolece de una emisión cuanto menos extraña, con variaciones en la colocación, el color y la firmeza del sonido. Y una afinación que sin ser errónea deja la sensación desasosegante de duda. El timbre a veces parece voluminoso e hinchado, otras le falta sonoridad y en el grave es endeble (“Lievi quel capo amato...”) Como se ha señalado, esto fue producto de una obsesiva imitación del sonido de Leonard Warren que no acaba aquí, sino que aparece también – mal realizada, se entiende – en un fraseo “caligráfico y minimalista” (Giudici) que pierde de vista el conjunto de la frase musical. Por otro lado, se demuestra que no es una voz de verdadero dramático (algunos dudan incluso que lo fuera de barítono) al resultar falto de cuerpo en los momentos de “Pari siamo” que piden “Con forza” (“Dannazione!”, etc) Tampoco tiene fortuna en los pasajes líricos, aunque se ciñe a las dinámicas normalmente, pues su media voz es opaca e inexpresiva. Honesto en cambio en “Cortigiani, vil razza”, pero genérico de caracterización. Lamentables las risotadas del primer Cuadro, que colaboran a borrar del drama al personaje.
Sutherland sigue cantando a un nivel más alto que la mayoría de las Gildas, pero el timbre se ha tornado ligeramente mate y la dicción es menos clara. Mantiene la seguridad en los trinos, sobreagudos y coloratura. No sólo falta de dramatismo, sino de interés por el texto, su Acto III resulta monótono.
Pavarotti se hallaba en el apogeo vocal tras diez años de carrera en los que el Duque había sido uno de sus papeles más demandados. Apogeo que había de durar casi otros diez años y que explotó un timbre cálido, lleno de vibraciones plateadas y la emisión muelle y luminosa en toda la tesitura. Los agudos de nitidez squillante completaban el milagro. Una personalidad sonora así tenía que retratar un Duque exuberante y sensual. Brillantísimo y algo superficial en las piezas de lucimiento, sin embargo cincela un “Ella mi fu rapita” espléndido, apoyado en una dicción insuperable, aun más clara en comparación con sus compañeros. Su fraseo es vívido, muy eficaces los contrastes entre la voz plena timbradísima (“Sull'orma corsa ancora mi spingesse!”) y la sedosa voluptuosidad de “Talor mi credo”. Menos imaginación tiene en el aria, aunque la sección central rara vez ha sido más amorosa, así integrando la página en el retrato del personaje (algo que no siempre se consigue) Sólo puede lamentarse que no cantara la cadencia de Verdi. Canta con soltura la cabaletta, con un amplio re natural sobreagudo incluido. En el Acto III la vivacidad y el humor de sus intervenciones le separan del resto del reparto, con un “Bella figlia dell’amore” irresistible. Sin embargo sus momentos más hermosos son el arrebatador minuetto con la Condesa (escúchese como acentúa “inebria, conquide, distrugge”) y “È il sol dell’anima”, lleno de un abandono casi erótico (¡a pesar del texto!) Estrepitosa la belleza tanto de los ascensos al sib como de la acariciadora cadencia, donde ambas voces hacen belcanto puro. En resumen, el punto fuerte de la grabación, un Duque cuya lujuriosa belleza vocal expresa su propia insaciable lascivia.
Aunque se presentaba como un lujo, Talvela no es un Sparafucile enteramente satisfactorio. La voz es impresionante, pero algo pétrea y nasal en la zona alta. Imponente en el segundo Cuadro (quizá demasiado) en el Acto III se entrega a declamaciones estentóreas de la peor especie. Por ejemplo es absurdo el acceso de hidrofobia que manifiesta al dirigirse a Maddalena (“Al diablo ten va!... ) o la indescifrable “Entr'esso il tuo Apollo, sgozzato da me, gettar dovrò al fiume...” Tourangeau es una Maddalena de tonos guturales y poca personalidad.
Boynge ofrece un fondo terso y colorido sobre el que sus cantantes pueden cantar relajadamente; demasiado en el caso de Sutherland. Sin embargo su orquesta carece de valores narrativos destacables. En cuanto a las tradiciones es incomprensible que en una grabación que tenía la voluntad de recuperar para el belcanto esta ópera siguieran presentes el reb de Gilda en el Cuarteto, el mib al final de Terceto o el fa grave que prolonga Talvela en el segundo Cuadro. En cambio, se optó por eliminar la cadencia de “Parmi veder le lagrime”. Merece destacarse la magnífica grabación, vívida y brillante.

Emi (1978) Sherril Milnes, Beverly Sills, Alfredo Kraus, Samuel Ramey, Mignon Dunn. Philharmonia Orchestra, Ambrosian Opera Chorus. Julius Rudel.
Con la voz más llena y sonora que siete años antes, Milnes sigue fiel a su desconcertante fonación. Y a los chuscos resabios del primer Cuadro. Prácticamente idéntico a sí mismo, la acentuación es algo impersonal (pero característica) Con los cortesanos salpica su canturreo de suonacci realmente feos y su invectiva parece ligera, sobre todo por el acompañamiento de Rudel. El principal problema en “Miei signori” y los dúos con Gilda es la heterodoxia de su mezzavoce, sofocada y ensuciada con sus habituales portamenti. Las intenciones son buenas excepto por algún sollozo aquí y allá.
Beverly Sills firma uno de sus peores trabajos para el disco: la voz está desgastadísima, estridente y desagradable en el forte. Aún conserva un notable dominio sobre las dinámicas y en piano el timbre recuerda la pasada dulzura. Los aún perfectos trinos son lo único que puede salvarse de su “Caro nome”, su re bemol en “Addio, addio” es para preguntarse por las razones que llevaron a incluirlo y sus intervenciones en el Cuarteto son penosas.
Alfredo Kraus retornaba a los estudios tras una ausencia demasiado larga para firmar un tercer Duque cuyo único objetivo parece haber sido superarse a sí mismo. Con la voz cada vez más refugiada en la máscara, los registros medio y grave han perdido nitidez metálica, volumen y belleza. Por el contrario su facilidad para regular y colorear la emisión en el pasaje y el squillante agudo siguen siendo insuperables. Tanto se regodea Kraus en esta habilidad que se echa de menos que no optara por algún sonido más franco y espontáneo (en la cadencia de la Balada, por ejemplo) Muy distanciado en el primer Cuadro, se anima en el dúo con Gilda aunque su timbre parece empobrecido en la cadencia. En su elemento, cincela con maestría el recitativo de su gran escena, cerrado en un solo aliento. “Parmi veder le lagrime”, lentísima y contemplativa, se fractura del conjunto del personaje pero ofrece un canto ligadísimo (“Per te le sfere agli angeli”) y una cadencia, trino incluido, de verdad fiel al dolcissimo prescrito (aunque rompe el sonido al final) De un pulcro virtuosismo en su cabaletta, curiosamente desaparece en las frases de la stretta, hasta emerger con un timbrado re sobreagudo. En el tercer acto sigue cantando impecablemente, pero se echan de menos tanto el atractivo como el slancio arrogante de los años pasados. Parece imposible escuchar frases tan largas y perfectamente moduladas como en su Cuarteto (“Le mie pene consolar” filando un sib y ligándolo a la siguiente frase) pero este Duque parece más un galán maduro que un “giovin giocondo”.
Ramey canta magníficamente con una voz mórbida y elegante. Dunn es una Maddalena simpática. Buen acompañamiento de Rudel, vivaz y colorista, en ocasiones con demasiado volumen.

DG (1979) Piero Cappuccilli, Ileana Cotrubas, Plácido Domingo, Nicolai Ghiaurov, Elena Obraztsova. Coro de la Staatsoper de Viena, Orquesta Filarmónica de Viena, Carlo Maria Giulini
Grabación que ocupa los lugares de privilegio en las recensiones habituales, muestra sin embargo rasgos de la decadencia del canto de Verdi. Cappuccilli tenía las bases para ser un verdadero barítono verdiano, empezando por el color y el metal genuinos (a diferencia de Milnes) Entregado sin embargo a la búsqueda de la sonoridad cada vez más voluminosa de un timbre que ya era robusto, su canto adoleció de vicios veristas que no le permitieron llegar al meollo de Rigoletto durante su carrera. Y que en 1979 habían se habían cobrado cierto desgaste perceptible en un timbre falto de terciopelo en el registro central y en la dureza del agudo, que se abre esporádicamente. Bajo la guía de Giulini, Cappuccilli consigue completar un retrato coherente en el que se encauzan sus impetuosos modos. Su “Pari siamo” contrasta con eficacia la furia declamatoria (“Vil scellerato, mi facesti voi”) y la reflexión dolorosa (“Altro che ridere”) En los dúos con Gilda, siempre su punto débil, se pliega a las medias voces necesarias (algo mates) y un legato notable, aunque no llega al ensimismamiento lírico quizá por falta de convencimiento, quizá por lejanía estilística. Siempre más cercano a la expresión grandiosa, su “Cortigiani, vil razza” es poderoso pero el agudo se le queda sorprendentemente atrás. Gran parte del atractivo de Cappuccilli en el teatro fueron sus gigionate. Gobernado por Giulini cantó mejor que nunca, pero se puso en evidencia hasta que punto dependía de aquellos momentos demagógicos y electrizantes para compensar una ligera monotonía expresiva.
Ileana Cotrubas nunca poseyó la dimensión vocal y dramática verdiana. El timbre es dulce y de color agradable, pero le faltan el cuerpo suficiente y el brillo metálico imprescindible en el agudo. Sus trinos y notas picadas son discretas en el aria, donde además no parece sobrada de fiato. Si se suma un acento lastimero invariable de principio a fin (¿dónde queda el despertar amoroso de “Caro nome”?) el resultado, además de insuficiente en lo vocal, es de una antigüedad expresiva chocante.
Domingo mantenía el Duque en repertorio por aquellos años a pesar de que su voz, nunca especialmente cómoda en el papel, ya manifestaba rasgos incompatibles con sus exigencias. El timbre, resonante y bruñido en el centro, se velaba al ascender por el paso, lo cual es constante en la partitura. Los ascensos al sib de “È il sol dell’anima” parecen extraídos con fórceps, su “Ella mi rapita” le muestra con una emisión dura y nasal, no hay una intervención en “Bella figlia dell’amore” que no haga pensar cómo pudo quedar satisfecho con el resultado, es embarazosa la cadencia de la Canzone. La variedad de acentos e intenciones intentan reflejar el carácter del personaje en cada situación, pero no se corresponden con verdaderas modulaciones de una voz pesada y gruesa: en muchos casos el resultado es artificial y hasta irritante (la Balada y la Canzone)
Ghiaurov no parece especialmente implicado en el papel, al que aporta prestancia tímbrica y un fraseo señorial, pero ni pizca de humor o algún pasaje memorable. Tampoco Obraztsova hace algo más que explotar un timbre sensual.
Por aquellos años Giulini iniciaba una relación discográfica con la Filarmónica de Viena que daría frutos tan definitivos como su Bruckner o el ciclo Brahms. Aquí hay pasajes de enorme calidad como la tinta misteriosa con que inicia el segundo Cuadro y el Acto III. Incluso un pasaje tantas veces trivial como el acompañamiento de los violines al final de “Pari siamo” tiene en este caso una dulzura y una expresividad cautivadoras. Sin embargo, inevitablemente, semejante orquesta posee una sonoridad demasiado suntuosa y potente. En “Cortigiani, vil razza”, se opta más por el impacto sonoro que por la lacerante intensidad de Kubelík, aparte de que no apremia a Cappuccilli más que a usar el máximo volumen. A las puertas de su última etapa creadora, Giulini elige tempi reposados que en conjunto son coherentes pero menos dramáticos, vívidos y narrativos de lo deseable.

_________________
Il barone fu ferito, però migliora


Última edición por Gino el 31 Ene 2008 11:59, editado 11 veces en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 27 Ene 2008 13:30 
Desconectado
Jar Jar Binks
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Jul 2007 0:15
Mensajes: 6253
No puedo estar más de acuerdo con las certeras descripciones de las voces de Milnes y Cappuccilli. :o

De la grabación de Giulini sin duda lo mejor es él mismo. No me parece de todos modos una dirección de tempi reposados, al menos en global. Sí que tiene momentos de recogimiento, sello indeleble de Giulini, siempre brillante en conseguir ambientes místicos, pero hay pasajes de verdadero nervio y agitación, como la introducción orquestal al Ella mi fu rapita.


Sobre la grabación más próxima al ideal, sin duda elijo la de Kubelik. Una dirección brillante que te hace amar cada nota de la excelente partitura, un Duque de ensueño a pesar de algún pesar, una Gilda perfecta y un Rigoletto con pegas pero muy matizado. Aderezada con unos toques de Macneil y una pizca de Krausvarotti sería la perfección absoluta :wink:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 27 Ene 2008 13:48 
Desconectado
Spinete
Avatar de Usuario

Registrado: 21 Nov 2007 22:01
Mensajes: 12663
Ubicación: Zaragoza
También en pleno acuerdo con Gino. Milnes nunca fue un barítono con todas las letras. Su emisión sucia y dificil, producto como se ha dicho de una tendencia a imitar a Warren, le impedía cualquier canto natural proximo al que demanda un barítono verdiano de pura cepa. Su Rigoletto, por tanto, es para olvidarlo. No aporta absolutamente nada.

Sobre Cappuccilli, diré dos cosas.

La primera es que progresivamente voy devaluando sus logros en los roles verdianos. Me recuerda peligrosamente a Bastianini, lo mismo es sus pros que en sus contras. No es, desde luego, el Rigoletto paradigmático, y tiene dificultades para completar una interpretación fiel al cuidado y meticulosidad que requierien la partitura. En contrapartida, expone un timbre lleno de positivos claroscuros que van muy bien al papel, y logra una interpretación más que decente, aunque ampliamente superable y superada.

La segunda cuestión sobre el Rigoletto de Cappuccilli es que conviene no reducirlo a esta toma con Giulini. Abundan los directos, desde los últimos sesenta, si mal no recuerdo, hasta los últimos ochenta. Veinte años con el papel a cuestas en los que se aprecian, como en MacNeil, altibajos de todo tipo. Si se accede al Rigoletto de Cappuccilli por sus tomas en directo, créanme, gana enteros.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 27 Ene 2008 13:53 
Desconectado
Jar Jar Binks
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Jul 2007 0:15
Mensajes: 6253
Spinoza escribió:
La segunda cuestión sobre el Rigoletto de Cappuccilli es que conviene no reducirlo a esta toma con Giulini. Abundan los directos, desde los últimos sesenta, si mal no recuerdo, hasta los últimos ochenta. Veinte años con el papel a cuestas en los que se aprecian, como en MacNeil, altibajos de todo tipo. Si se accede al Rigoletto de Cappuccilli por sus tomas en directo, créanme, gana enteros.


Por ejemplo, que me lo dejaste tú. Ahí está estupendo.

¿Por ejemplo? Éste no lo he escuchado...

14.11.79 Bayerische Staatsoper München

Duca di Mantova - Alfredo Kraus
Rigoletto - Piero Cappuccilli
Gilda - Katia Ricciarelli
Sparafucile - Karl Christian Kohn
Maddalena - Gudrun Wewezow
Giovanna - Helena Jungwirth
Monterone - Heinz Imdahl
Marullo - Raimund Grumbach
Matteo Borsa - Norbert Orth
Conte di Ceprano - Kieth Engen
Contessa di Ceprano - (not listed)
Usciere - Hermann Sapell
Paggio - Cornelia Flade

Chorus and Orchestra of the Bayerische Staatsoper München
Adam Fischer


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 27 Ene 2008 13:56 
Desconectado
Patriarca latino de Antioquía
Avatar de Usuario

Registrado: 06 Jun 2007 10:05
Mensajes: 7813
Ubicación: In partibus infidelium
Siddharta escribió:
Spinoza escribió:
La segunda cuestión sobre el Rigoletto de Cappuccilli es que conviene no reducirlo a esta toma con Giulini. Abundan los directos, desde los últimos sesenta, si mal no recuerdo, hasta los últimos ochenta. Veinte años con el papel a cuestas en los que se aprecian, como en MacNeil, altibajos de todo tipo. Si se accede al Rigoletto de Cappuccilli por sus tomas en directo, créanme, gana enteros.


Por ejemplo, que me lo dejaste tú. Ahí está estupendo.

¿Por ejemplo? Éste no lo he escuchado...

14.11.79 Bayerische Staatsoper München

Duca di Mantova - Alfredo Kraus
Rigoletto - Piero Cappuccilli
Gilda - Katia Ricciarelli
Sparafucile - Karl Christian Kohn
Maddalena - Gudrun Wewezow
Giovanna - Helena Jungwirth
Monterone - Heinz Imdahl
Marullo - Raimund Grumbach
Matteo Borsa - Norbert Orth
Conte di Ceprano - Kieth Engen
Contessa di Ceprano - (not listed)
Usciere - Hermann Sapell
Paggio - Cornelia Flade

Chorus and Orchestra of the Bayerische Staatsoper München
Adam Fischer


MMMMM, lo tuve en su dia y lo recuerdo curioso. Germanizantes los comprimarios y la direccion, pero correcto. Kraus como siempre. Ricciareli, pues..., esto...., era muy guapa :twisted:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 27 Ene 2008 14:14 
Desconectado
Irrepetible
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Mar 2004 16:51
Mensajes: 12318
Ubicación: Esta noche iré a Rick's
Gino escribió:
Yo creo que a estas alturas podríamos discutir cuál sería la versión discográfica de Rigoletto más próxima al ideal.

Yo propongo la de Kubelík.

Aunque Rigoletto fuera bastianini y Gilda Tebaldi, un Rigoletto con Bergonzi sería mi favorito. Pero es que encima el resto el reparto está muy bien..... así que sí, mi favorito.
Me gusta el de Bonynge..... bueno, de hecho me gusta Milnes.....
Lo de Cappuccilli no lo entiendo. Está magnífico en el Boccanegra, pero Rigoletto se le resiste de mala manera.... una lástima, porque podía haber hecho un trabajo muy interesante....


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 27 Ene 2008 14:24 
Desconectado
Spinete
Avatar de Usuario

Registrado: 21 Nov 2007 22:01
Mensajes: 12663
Ubicación: Zaragoza
Estos son mis directos con Cappuccilli, a disposición de quien los quiera catar:


1965 - Cappuccilli, Saldari, Guglielmi - Dublin
1967 - Cappuccilli, Pavarotti, Rinaldi - Torino
1979 - Cappuccilli, Kraus, Ricciarelli - Munich
1984 - Cappuccilli, Devia, Frusoni - Bartoletti - Pistoia

En todos ellos, no habiendolos escuchado hace tiempo, diría que Cappuccilli está superior a su registro con Giulini.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 27 Ene 2008 14:26 
Desconectado
Irrepetible
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Mar 2004 16:51
Mensajes: 12318
Ubicación: Esta noche iré a Rick's
Ricciarelli de Gilda?
:shock: :shock: :huir:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 27 Ene 2008 14:31 
Desconectado
Spinete
Avatar de Usuario

Registrado: 21 Nov 2007 22:01
Mensajes: 12663
Ubicación: Zaragoza
Werther escribió:
Ricciarelli de Gilda?
:shock: :shock: :huir:


Es terrible, un grito constante (como tutto Ricciarelli, me temo). :roll:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 27 Ene 2008 14:32 
Desconectado
Patriarca latino de Antioquía
Avatar de Usuario

Registrado: 06 Jun 2007 10:05
Mensajes: 7813
Ubicación: In partibus infidelium
Spinoza escribió:
Werther escribió:
Ricciarelli de Gilda?
:shock: :shock: :huir:


Es terrible, un grito constante (como tutto Ricciarelli, me temo). :roll:


Nada de eso. Tiene uns Suor Angelica con Cossotto muy disfrutable. Ya hablaremos de ella :wink:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 27 Ene 2008 14:36 
Desconectado
Troll de largo recorrido
Avatar de Usuario

Registrado: 11 Ago 2006 8:53
Mensajes: 14372
Ubicación: Jalisia
A ver si llego al RIGOLETTO de Cappu con Pavarotti, sólo hago notar que en vivo creo que nunca llegóa cantar los dúos con Gilda como bajo la dirección de Giulini. A cambio, por supuesto, estaba más fresco.

_________________
Il barone fu ferito, però migliora


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 89 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 6 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

   
     
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com