Fecha actual 05 Mar 2021 3:13

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 12 mensajes ] 
Autor Mensaje
 Asunto: Siegfried, Teatro Real, Madrid, febrero - marzo 2021
NotaPublicado: 18 Feb 2021 22:52 
Desconectado
Maestro de coro
Maestro de coro
Avatar de Usuario

Registrado: 22 May 2006 12:21
Mensajes: 526
Ubicación: Madrid
Conocida es de todos la falta de capacidad de síntesis del señor Wagner, que necesita más de 4 horas para contarnos su Sigfrido. Si a eso le añadimos dos descansos (póngase el "merecidos" delante), un toque de queda y medidas de seguridad anticovid, lo de ayer fue... ir a pasar el día al Teatro Real. Vamos, que si hubiera seguido las indicaciones, tendría que haber entrado a las tres y media (una hora antes de la función) y salido a las nueve y media para llegar pitando a casa antes de que me multen sorteando los disturbios de la calle Arenal y Sol. De traca.

Menos mal que fue un buen Sigfrido.
Aunque, seré sincero, para mí fue de más a menos.
¿Que se iban cansando los cantantes y la orquesta? Puede.
¿Que me iba cansando yo? Más probable.
¿Que el último acto me parece un rollo patatero? Pues también.
¿Que la propuesta escénica también iba en declive progresivo? Ahhh, sobre gustos...

El caso es que todo empezó de manera fabulosa.
La orquesta muy motivada. Embarullada a veces y con demasiado volumen. Pero sonando bien.
¿Pegas? Falta de matices. No es lo mismo la escena de la fragua que el despertar de Brunilda, la aparición de Erda o el viaje por el Rin. Pero bueno, para mi acomodaticia opinión, salvable.

El señor Sigfrido de Andreas Schager. Qué pedazo de tenor.
Heroico, incansable, potente, no decayó en ningún momento aun a punto de parecer estar al límite.
Si lo acompaña un Mime cantado con mucha intención y una interpretación caricaturesca sin llegar a la exageración, mejor.
El Wotan una voz imponente y no demasiado dios todopoderoso en cuanto a interpretación, pero recuerda, amigo, que aquí se encarga de engañar con tretas a Mime.
La escenografía interesante y resultona dentro de su cochambrez estética.
Y Heras Casado que se fue animando, animando... hasta un final de primer acto soberbio.

El segundo acto ya nos trajo un escenario feeeeeeeeeo con ganas, salvado gracias a la aparición del dragón.
Sigfrido continuó en su buena línea. Además de Mime y Wotan aparece un bufonesco Alberich y un doliente y suficiente Fafner.
Más que correcta Leonor Bonilla haciendo de pájaro del bosque, con un timbre francamente bello.
También gran nivel global, pero no tan contundente como en el primero.

Tercer acto. Erda. Ay Erda. Sí, buena voz, pero no es Erda. Es demasiado perfecta, demasiado supercorrecta, le falta el toque tenebroso y profundo del personaje. Muy curioso el papel que el regisseur le otorga, muy curioso.
Wotan culmina su intervención con gran motivación.
Sigfrido sigue impresionando y parece que no han pasado ya tres horas.
El decorado es feo de narices (el mismo de la Valquiria del año pasado).
Y Heras Casado se marca un viaje por el Rin ruidoso ruidoso. Efectista más que efectivo.

Último cuadro. ¿Dije que el anterior era feo? Este un espanto.
Y yo me derrumbo un poco. Francamente, las disertaciones de Sigfrido sobre el despertar de Brunilda me resultan eternas y me interesan muy poco. Y la supuesta trascendencia del dúo posterior... como que no.
A todo este cuadro le faltó magia, ambiente.
Ricarda Merbeth es una buena cantante pero sufrió con la inclemencia de las exigencias del papel.
Sigfrido se la comió con patatas pero ya lo noté un poquito fatigado.
Aún con todo, gran apoteosis final y aplausos atronadores.

¿Concluyendo?
Buenos cantantes, sobresaliendo un excelente protagonista.
Puesta en escena siguiendo la línea de las anteriores jornadas del ciclo del anillo ya vistas.
Fea de narices pero coherente dramáticamente y con hallazgos narrativos. Bien.
Orquesta sonora, envolvente y competente a la que se le puede achacar falta de contrastes, pero bien.
Y el señor Wagner, que con todo lo pesado e irritante que es, también resulta muy didáctico: da igual que te hayas perdido en alguna parte del argumento o que no te acuerdes de lo que viste hace dos años: ya se encarga él de que los personajes te recuerden con precisión los detalles de la historia. (Y volverá a pasar en la última jornada, con las Nornas).
Empezó a las cuatro y media y terminó a las nueve y media.
Y no pegué ni una cabezada, que yo soy muy de que me entre el sopor exactamente a los 50 minutos de empezar cualquier ópera si no ha habido descanso.

Recomendable

_________________
.

operitas


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Siegfried, Teatro Real, Madrid, febrero - marzo 2021
NotaPublicado: 18 Feb 2021 23:48 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2010 23:50
Mensajes: 3449
Ubicación: Calle Mossén Femades
pasaelmocho escribió:
Y el señor Wagner, que con todo lo pesado e irritante que es, también resulta muy didáctico: da igual que te hayas perdido en alguna parte del argumento o que no te acuerdes de lo que viste hace dos años: ya se encarga él de que los personajes te recuerden con precisión los detalles de la historia. (Y volverá a pasar en la última jornada, con las Nornas).
:mrgreen:
Con el nuevo toque de queda, el comienzo de las funciones se atrasa una hora, a las 17:30.
Un día de estos la señora Ayuso impone un toque de queda a Wagner y elimina un acto. O confina a algún personaje que supere la tasa acumulada de minutos.

_________________
Cuidado con tragarse las óperas de Wagner: son de difícil digestión.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Siegfried, Teatro Real, Madrid, febrero - marzo 2021
NotaPublicado: 19 Feb 2021 0:34 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Dic 2005 13:54
Mensajes: 13150
Ubicación: Madrid
No caerá esa breva.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Siegfried, Teatro Real, Madrid, febrero - marzo 2021
NotaPublicado: 19 Feb 2021 3:21 
Desconectado
Comprimario
Comprimario
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Mar 2017 11:08
Mensajes: 314
Cuente, cuente... ¿Cómo va vestido Sigfrido? ¿Uniforme militar o paramilitar? ¿Camisa a cuadros de leñador y pantalón vaquero? ¿Taparrabos como Tarzán con el puñal pegado al muslo? ¿Va de romano, tipo Espartaco, o gladiador? ¿Quizá estudiante de Harvard peinadito y con gafas de pasta?
A partir de ese dato ya podemos figurarnos todo lo demás de la producción...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Siegfried, Teatro Real, Madrid, febrero - marzo 2021
NotaPublicado: 19 Feb 2021 11:55 
Desconectado
Maestro de coro
Maestro de coro
Avatar de Usuario

Registrado: 22 May 2006 12:21
Mensajes: 526
Ubicación: Madrid
lord cacahuete escribió:
Cuente, cuente...

No me llames de usted, no soy nada respetable.

lord cacahuete escribió:
¿Cómo va vestido Sigfrido? ¿Uniforme militar o paramilitar? ¿Camisa a cuadros de leñador y pantalón vaquero? ¿Taparrabos como Tarzán con el puñal pegado al muslo? ¿Va de romano, tipo Espartaco, o gladiador? ¿Quizá estudiante de Harvard peinadito y con gafas de pasta?
A partir de ese dato ya podemos figurarnos todo lo demás de la producción...


La producción sigue la estela de las dos jornadas anteriores.
El progreso industrial, la construcción incontrolada, las guerras, la ambición de dioses, enanos y gigantes está destruyendo el mundo, con lo que asistimos a una visión cuasi apocalíptica que sólo el héroe puede remediar. De ahí la negritud y fealdad.

Sigfrido no lleva media melenita tipo galleta Príncipe de Beukelaer, se siente, sino más bien un atuendo GeyperMan meets Predator con toques de Deliverance de John Boorman.
Mime está muy bien caracterizado y Wotan, tan elegante él, tan poco dios pero tan tramposo.
Así no es de extrañar que engañara a Erda y le hiciera las 8 hijas más ruidosas del mundo (Anna Russell dixit).
Ya lo he dicho antes, el primer acto me encantó.

En el segundo (qué bueno es asistir a la ópera sin haber leído ni una crítica antes) el detalle del dragón me sorprendió, me pareció ingenioso, lógico y coherente con todo lo que nos están contando.

Es en el tercer acto donde la cosa cae un poco. No tiene mucho sentido que Sigfrido se encuentre a Wotan donde se lo encuentra pero bueno, aceptamos pulpo como animal de compañía. Y lo de Erda es muy fuerta, un punto para Carsen.

El cuadro final es que no tiene mucho con lo que se pueda hacer gran cosa. Fuego, bella durmiente y príncipe que la rescata. Punto.

Y hasta ahí un análisis un poco más detallado de la propuesta escénica.
No veo que sea para abuchear.

_________________
.

operitas


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Siegfried, Teatro Real, Madrid, febrero - marzo 2021
NotaPublicado: 19 Feb 2021 12:23 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 21 May 2009 16:34
Mensajes: 4938
Gracias por los detalles, mocho.
Me muero de ganas de que llegue la mía.

Parece ser que este Sigfrido tiene muy buenas críticas, y ha sido muy esperado, dado que es el único que se ha representado como Dios manda en mucho tiempo. Si la intención de filmar todo el Anillo del Real continúa, es de esperar que lo veamos dentro de unos meses en televisión. Tengo ganas.

_________________
O Wort, du Wort, das mir fehlt!

https://emocionesliricas.blogspot.com.es/


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Siegfried, Teatro Real, Madrid, febrero - marzo 2021
NotaPublicado: 22 Feb 2021 5:52 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 21 May 2009 16:34
Mensajes: 4938
Función del día 21.

Representar a Wagner siempre es complicado. Y más en estos tiempos de pandemia, distancias de seguridad y mascarillas, de casos de contagios que suben y de vacunas que no llegan a tiempo. Los teatros están cerrados en su mayoría, ofreciendo en el mejor de los casos streamings en directo de funciones sin público. Cuando la temporada 2020-2021 del Teatro Real se anunció en junio del año pasado, con la ciudad aún en desescalada del largo y duro confinamiento, la gran pregunta que surgía era cómo llevar a cabo este Sigfrido en la normalidad. Se antojaba imposible, con el mismísimo Bayreuth cerrado.

Sin embargo, el Real ha vuelto a superar la prueba. Con el país aún en la tercera ola del virus, el teatro ha apostado por seguir adelante con la programación. Como ya dijo el director Joan Matabosch, nunca estuvo sobre la mesa la idea de hacer una versión reducida. El resultado ha sido el situar a la orquesta en otras zonas del teatro, especialmente ahora que hay reducción de aforo. De este modo, hay instrumentos que suenan fuera de escena, a la soprano que interpreta al pájaro del bosque la han hecho cantar en la sala de espera de encima de la tribuna, y en los palcos de platea de han situado a las arpas y percusión a un lado, y a las tubas y demás grandes instrumentos de viento metal en otro, distribuyéndose de este modo:

Hace 18 años, en la anterior producción de este ciclo en el Real, Siegfried contó con un reparto con grandes nombres como Stig Andersen en el rol titular y la mítica Hanna Schwarz como Erda, y tanto la dirección musical de Peter Schneider como la escénica de Willy Decker que estuvieron inspiradas, siendo la mejor jornada de aquél irregular anillo. En esta ocasión, se vuelve a tener la misma sensación de equilibrio, incluso supera a su antecesor en varios aspectos.

Como en las jornadas precedentes del presente ciclo, también llamado el "Ecoanillo", Robert Carsen continúa con su visión de la épica musical wagneriana en un mundo contaminado, sin solución, sin futuro, sin belleza, donde solo el declive es posible. Siegfried es la ópera de la esperanza. Tras los conflictos de intereses entre dioses y humanos, entre lo que los personajes desean y terminan haciendo finalmente, después de que los problemas y sufrimientos de los personajes se crucen de manera trágica y decisiva en La Valquiria; la aparición del héroe destinado a salvar a los dioses y al mundo trae un soplo de aire fresco a esta historia.

Sigfrido es el nieto del dios, el cruce entre la estirpe humana y la divina, el elegido para resolver los enfrentamientos y asuntos pendientes que Wotan deja a consecuencia de sus pactos. La intrepidez, aunque también la impulsividad del héroe impregnan el ambiente de positividad. Son los últimos momentos de felicidad antes de la destrucción que se avecina en la jornada siguiente. Criado por el nibelungo Mime, el joven welsungo que desconoce el miedo, y otras cosas de la vida, matará al dragón y se convertirá en custodio del tesoro del nibelungo, algo a lo que están a la espera tanto los buenos, que ven al muchacho como la restauración del orden, como los malos, que lo ven como su vía de acceso al botín, y al poder. A todos les interesa lo que haga él. Solo Erda, Fafner, y Brunilda por estar dormida, si bien al haber pedido que la despierte quien no conozca el miedo, está implícito que el hijo valeroso de los welsungos sea el único capaz de despertarla. Y al final lo consigue, despertando a la valquiria, y tras algunas reticencias de esta, haciéndola su mujer. La unión de humano y divino se consigue con esta pareja, terminando la obra con un júbilo incontenible, aunque las palabras finales "muerte sonriente" que los amantes cantan a dúo son un anticipo de lo nada halagüeño que está por venir.

Carsen toma todo esto para llevarlo a su mundo de fealdad, haciendo más irónica esta esperanza, en un entorno donde nada parece advertirla. Durante la mitad de la obra, el bosque estará presente, con un suelo amarillento, yermo, del que emergen troncos de árboles partidos a la mitad. En el primer acto, en medio de ese bosque se encuentra la destartalada caravana donde viven Sigfrido y Mime (un elemento ya recurrente en otras producciones), que se suma a su sucio campamento, donde la fragua, una lavadora donde el enano guarda celosamente la espada Nothung partida en dos, y el mobiliario. Mime aparece sucio, grasiento, de pasar tanto tiempo forjando espadas, y Sigfrido aparece con el mismo traje militar de sus padres (lo que da a pensar que la sociedad humana de este futuro postapocalíptico está totalmente militarizada), con una actitud chulesca, violenta e impulsiva como la de un adolescente malcriado. Siempre ha sido controversial la actitud de Sigfrido en la obra: pese a la maldad de Mime, resulta chocante la violencia y mala educación del héroe para con él, del mismo modo que su irreverencia, que le valdrá para derrotar a quienes se interponen en su camino. Para un espectador moderno, el joven y valiente protagonista que Wagner ideó, puede llegar a ser un mocoso insolente e insoportable. En cambio, Wotan, como el Viandante, es elegante, noble y sabe actuar desde la distancia. Al final del primer acto, cuando Sigfrido termina de forjar su espada, muestra su poder golpeando la caravana, que se abre dejando descubierto su interior, y provocando un enorme estruendo.

El segundo acto, muestra el bosque de árboles rotos, sin nada de verde. En la primera intervención de Fafner el escenario se oscurece y hay un baile de luces, gracias a la magnífica iluminación de Manfred Voss, quien consigue transmitir el miedo. En el enfrentamiento de Fafner y Sigfrido, el dragón es representado por dos palas mecánicas que representan las fauces de la bestia, a la que el héroe golpea con su espada, y del que emerge Fafner en su versión humana, totalmente ensangrentado. En el dúo final de Mime y Siegfried, Mime aparece como un camarero desaliñado, que ofrece a Siegfried un pastel envenenado, pero termina cayendo encima de él, cuando el protagonista le asesina tras saber que intenta acabar con él. El tercer acto muestra el palacio de Wotan, ahora abandonado. El dios bebe mientras recuerda tiempos mejores. Erda aparece como una mujer de la limpieza, que dormía oculta tras las sábanas que cubre uno de los sofás de palacio. Tras el diálogo con la diosa, aparece Sigfrido, buscando a la valquiria en el palacio de su abuelo.

El cuadro final es el mejor resuelto: personalmente creo que la roca de las valquirias es lo más logrado de lo que llevamos de Anillo. Volvemos a ver a Brunilda dormida entre los restos de antiguas espadas y escudos que antes dejaban los héroes que ella y sus hermanas llevaban al Walhalla, y con ese hilo de fuego real al fondo del escenario, que ilumina toda la escena, y que Sigfrido atraviesa de verdad (puesto que las llamas son pequeñas y fácilmente atravesables). Cuando el héroe besa a la semidiosa para desperarla, se tumba a su lado mientras ésta se despierta de su letargo. El éxtasis amoroso es palpable en esta versión, que explota la alegría desbordante y la ternura de la pareja, con la iluminación ligeramente anaranjada que resalta el suelo yermo donde Brunilda yacía, como un recordatorio del inmundo entorno donde tiene lugar este amor.

Pablo Heras-Casado consigue su mayor logro con la Orquesta del Teatro Real en lo que llevamos de Anillo. El director granadino firma una versión espectacular, extrayendo de los músicos un sonido épico. El viento ha logrado una de sus mejores prestaciones, posiblemente en mucho tiempo. Ya en el preludio del primer acto sonó maravillosamente, transmitiendo la oscuridad de la cueva de Mime en ese pasaje. Las cuerdas en un principio parecían sonar tímidamente, pero muy pronto entraron en calor, para lograr un sonido brillante a lo largo en toda la obra. El final del primer acto fue prácticamente apotéosico pese a alguna descoordinación en la última nota. El preludio del segundo acto fue otro de los grandes momentos, con la orquesta bordando lo tenebroso del pasaje. Los murmullos del bosque fueron abordados con exquisita sensibilidad, destacando el corno inglés fuera de escena con un poderoso sonido recreando el fallido intento del héroe de comunicarse con el pájaro con una caña. En el tercer acto la orquesta estaba ya en plenitud, desde el preludio, con una enérgica versión, e igualmente en el interludio. Un momento muy bello fue el solo de clarinete antes de que Sigfrido se de cuenta de que Brunilda no es un hombre, con una interpretación dulce, íntima. El despertar de Brunilda fue un momento emotivo, de éxtasis. Y así continuó la orquesta hasta el final de la obra. La orquesta se supera una vez más respecto del anterior anillo.

Andreas Schager interpreta a Sigfrido. Habitual de producciones wagnerianas en la capital, Schager es de los pocos capaces de hacerle frente al inclemente personaje. Y en esta ocasión ha salido del paso, aunque no sin dificultades. Su voz suena por momentos juvenil, por momentos heroica, pero resistiendo a la orquesta y la inclemente tesitura. Conoce los entresijos del personaje, y transmite su lado más inocente, espontáneo aunque también insolente, en una magistral actuación. Se reserva para los momentos más importantes, aunque en la zona muy aguda tiene algunos problemas, que le pasan factura en la escena de la fragua. Este primer gran momento del héroe es abordado por Schager con una voz potente y bien proyectada, pero en los Hoho, Hohei finales el agudo en ocasiones le abandona. En el segundo acto, el tenor austríaco vuelve a reservarse para los Murmullos del bosque, que aborda de forma tierna, sensiblemente cantada, para estar a plena voz en el resto del acto. Es para la gran escena final donde reserva lo mejor de sí, con una gran interpretación tanto a nivel musical como escénico, aunque en el Lachender tod final la última nota se le acorta. Una suerte haber contado con un tenor solvente y que no suena mal: esperamos volver a verlo en el Ocaso.

Andreas Conrad es un Mime estupendo en lo vocal, y su timbre grotesco casa con el enano siniestro, aunque el volumen no le acompañe siempre, siendo en varias ocasiones tapado por la orquesta. No obstante, sorprende el grave que es capaz de imitar en su monólogo inicial, casi de barítono, en la línea "der Niblungen Hort hütet er dort". A nivel actoral transmite el servilismo y comicidad del nibelungo.

Tomasz Konieczny interpreta al Viandante, la falsa identidad que usa Wotan para moverse por el mundo. El timbre llega en ocasiones a ser gutural, pero también sabe cantar con nobleza, que explota muy bien en el primer acto. El volumen es generoso, posiblemente una de las voces que mejor corren por la sala. En el tercer acto, durante su invocación y en el dúo con Erda, es donde deslumbra con su timbre autoritario, potente, con un grave destacable, si bien podría ser que suene mejor en Sigfrido que en Valquiria.

Ricarda Merbeth es Brunilda. Posiblemente la tesitura del personaje en esta obra no sea el más adecuado para su voz. Si bien sabe cantar con gusto, algo que se refleja en el aria final Ewig war ich, que acomete tierna y solventemente, el agudo le es problemático, especialmente en el despertar, con la línea "Heil dir licht" con un sonido poco grato. El agudo final consigue salvar los muebles en esta interpretación, en la que al menos como actriz transmite la felicidad y la fragilidad de la valquiria.

Martin Winkler es Alberich. Su voz es gutural, a veces de villano cómico, pero tiene buenos momentos, especialmente en los dúos con Wotan, donde canta con un grave imponente la temible línea "der Welt walte dann ich!". También se destacó en el dúo con Mime.

Jongmin Park como Fafner es posiblemente el intérprete más destacado del reparto. Su poderosa, grave, de ultratumba, voz de bajo profundo suena rotunda y potente. El estupendo e imponente grave estremece a la sala.

Okka von der Damerau es una Erda insuficiente. Si bien la voz es buena, el timbre no es lo suficientemente oscuro para este personaje, aunque el grave no suene tan mal, pero el volumen no le acompaña.

Leonor Bonilla interpreta, fuera de escena, al Pájaro del Bosque, con una bella y dulce voz desde las zonas más altas del teatro.

Disfrutar de una buena función de Wagner en estos momentos es un privilegio teniendo en cuenta que la pandemia tiene la mayoría de teatros de ópera en Europa con el telón bajado. El Teatro Real se ha vuelto a poner en el mapa lírico internacional con este Siegfried sieneo capaz de representarlo en tales circunstancias. Todos los ojos wagnerianos y líricos a nivel internacional miran en este momento a la capital española.

_________________
O Wort, du Wort, das mir fehlt!

https://emocionesliricas.blogspot.com.es/


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Siegfried, Teatro Real, Madrid, febrero - marzo 2021
NotaPublicado: 24 Feb 2021 21:34 
Desconectado
Figurante
Figurante
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Feb 2020 21:51
Mensajes: 8
¿Esta producción se ha visto en Bayreuth o son siempre clásicas y ortodoxas?


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Siegfried, Teatro Real, Madrid, febrero - marzo 2021
NotaPublicado: 26 Feb 2021 23:46 
Desconectado
Refuerzo de coro
Refuerzo de coro

Registrado: 03 Jul 2018 10:25
Mensajes: 29
Estimado fdelgado, las producciones que se realizan para el Festival de Bayreuth tienen exclusividad y no se pueden sacar de allí. Supongo que es condición contractual. Cuestión distinta es que algunos directores de escena como Götz Friedrich o Harry Kupfer hayan realizado varias producciones de una obra, una para Bayreuth y otras tantas para otros teatros. Si la producción no tiene exclusividad (que normalmente es así en la mayoría de teatros), pueden viajar. Evidentemente, el director de escena de turno tiene un concepto que se suele repetir con ligeras variaciones o evoluciones. Así, Harry Kupfer siempre ha desarrollado El Holandés Errante como un psicodrama que sucede en la mente de Senta, pero la producción que realizó para Bayreuth en los años setenta no es idéntica a la que luego desarrolló para la Staatsoper de Berlín. Algo similar ocurre con el Tannhäuser de Götz Friedrich de Bayreuth y el de Berlín.

En Bayreuth en los últimos años se ha monopolizado prácticamente con el koncept, el regietheater y las puestas en escena más innovadoras, habitualmente polémicas. Para encontrar en el Festival una puesta en escena tradicional tendríamos que irnos a principios del siglo XXI, con el Tannhäuser de Philippe Arlaud (2002-07) o el Lohengrin de Keith Warner (1999-05), aunque ha habido cosas modernas que han sido alabadas por los tradicionalistas.

_________________
http://discografiawagneriana.blogspot.com/


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Siegfried, Teatro Real, Madrid, febrero - marzo 2021
NotaPublicado: 27 Feb 2021 23:36 
Desconectado
Figurante
Figurante
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Feb 2020 21:51
Mensajes: 8
¡Muchas gracias! Algún día lo innovador será hacer lo que está escrito. Mientras me voy mentalizando para el día que consiga ir a Bayreuth-


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Siegfried, Teatro Real, Madrid, febrero - marzo 2021
NotaPublicado: 03 Mar 2021 12:17 
Desconectado
Concertino
Concertino
Avatar de Usuario

Registrado: 20 Ago 2008 13:05
Mensajes: 1008
El wagneriano escribió:
Estimado fdelgado, las producciones que se realizan para el Festival de Bayreuth tienen exclusividad y no se pueden sacar de allí. Supongo que es condición contractual. Cuestión distinta es que algunos directores de escena como Götz Friedrich o Harry Kupfer hayan realizado varias producciones de una obra, una para Bayreuth y otras tantas para otros teatros. Si la producción no tiene exclusividad (que normalmente es así en la mayoría de teatros), pueden viajar. Evidentemente, el director de escena de turno tiene un concepto que se suele repetir con ligeras variaciones o evoluciones. Así, Harry Kupfer siempre ha desarrollado El Holandés Errante como un psicodrama que sucede en la mente de Senta, pero la producción que realizó para Bayreuth en los años setenta no es idéntica a la que luego desarrolló para la Staatsoper de Berlín. Algo similar ocurre con el Tannhäuser de Götz Friedrich de Bayreuth y el de Berlín.

En Bayreuth en los últimos años se ha monopolizado prácticamente con el koncept, el regietheater y las puestas en escena más innovadoras, habitualmente polémicas. Para encontrar en el Festival una puesta en escena tradicional tendríamos que irnos a principios del siglo XXI, con el Tannhäuser de Philippe Arlaud (2002-07) o el Lohengrin de Keith Warner (1999-05), aunque ha habido cosas modernas que han sido alabadas por los tradicionalistas.


Las dos últimas producciones de Parsifal en Bayreuth (Herhein y Laufenberg) de clásicas no tienen nada y han sido muy bien acogidas, cuando no alabadas, por crítica y público. Incluso un insigne forero, con autoritas en la materia, considera la de Herhein como la mejor de la historia.

_________________
¿Hay vida detrás de la mascarilla?


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Siegfried, Teatro Real, Madrid, febrero - marzo 2021
NotaPublicado: 04 Mar 2021 14:52 
Desconectado
Comprimario
Comprimario
Avatar de Usuario

Registrado: 14 Mar 2017 11:08
Mensajes: 314
Sigfrido en el Teatro Real, allí me planté a ver esta ópera descomunal y soberbia, como diría don Quijote. ¿Por qué se empeñan en escribir "Siegfried" y pronunciarlo a la alemana?
Cierro los ojos en mi asiento y la música suena magnífica. Gran música romántica alemana, digna heredera de Ludwig Van, precursora de Mahler, muy bien. Mejor aún el tercer acto, compuesto después de Tristán e Isolda, cromatismo a tope.
Pero abro los ojos... y me encuentro sobre el escenario una eco-chorrada total. Ahora resulta que Wagner era ecologista, y que andaba ya muy preocupado por la desforestación del Amazonas y la eco-sostenibilidad. En el programa de mano Matabosch lo afirma muy seriamente.
El dragón del cuento es ahora una máquina excavadora, de esas que usó Esperanza Aguirre para construir MetroSur, y Gallardón para soterrar la M-30 ¡esos malvados depredadores de la Naturaleza!
En fin, yo creo que Carsen debiera dar un paso más, y sacar a Greta Thumberg blandiendo la gran espada Nothung para cepillarse al dragón. Así la gente joven que vaya al T.R. aprendería que Wagner no fue filonazi, sino filo-eco y todos tan contentos.
Yo lógicamente abucheé al final la puesta en escena, pero estaba rodeado de wagnerianos por todas partes, que ya saben ustedes que se dan al culto a la personalidad de su santón y lider, de modo que nadie me siguió, y me fui a mi casa.

Saludos


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 12 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

   
     
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com