Fecha actual 25 Jul 2017 14:36

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 65 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: Agosto 2014: Jan Kiepura.
NotaPublicado: 08 Ago 2014 14:21 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 03 Ago 2009 0:14
Mensajes: 10828
Muy interesante y bien trabajada la exposición. Enhorabuena.

_________________
"L'opera è l'opera, la sinfonia è la sinfonia" (Giuseppe Verdi)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2014: Jan Kiepura.
NotaPublicado: 08 Ago 2014 17:04 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Oct 2008 19:23
Mensajes: 2198
Ubicación: Burgos.
Carl Tunner escribió:
Muy interesante y bien trabajada la exposición. Enhorabuena.


Gracias Tunner. :D

_________________
Anche l' idea muor, tu non muori giammai,
tu, l' Eterna canzon!


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2014: Jan Kiepura.
NotaPublicado: 08 Ago 2014 20:54 
Desconectado
Troll de largo recorrido
Avatar de Usuario

Registrado: 11 Ago 2006 8:53
Mensajes: 14305
Ubicación: Jalisia
La verdad es que estos señores, además de cantar muy bien, tenían hasta una vida interesante. En cambio, qué se puede contar de Domingo aparte de que tenía un picadero en Viena y ya, si pensamos en la futura biografía de Kaufmann, como mucho hablaremos del acondicionador del pelo que usaba. :lol:

Buena elección, Mr. Chino.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2014: Jan Kiepura.
NotaPublicado: 09 Ago 2014 1:50 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 09 Ene 2010 0:20
Mensajes: 1171
Ubicación: ¿Invadiendo Polonia?
Me sumo al aplauso general. :P

_________________
Para saber mucho: vivir muchos años, caminar muchas tierras, leer buenos libros o conversar con amigos sabios y discretos. (Baltasar Gracián)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2014: Jan Kiepura.
NotaPublicado: 09 Ago 2014 9:51 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Oct 2008 19:23
Mensajes: 2198
Ubicación: Burgos.
VOZ Y PERSONALIDAD.


Imagen

Jan Kiepura, como Jontek, en el Teatro Wielki de Varsovia.


A lo largo de la biografía de Jan Kiepura, hemos podido leer testimonios personales y críticas periodísticas que nos han dado algunas pistas de la voz y personalidad del tenor polaco. Pero conviene profundizar un poco más en este campo, con el fin de tener un retrato de Kiepura lo más completo posible. El que fuera otro de sus mentores, Giorgio Favaretto (años más tarde, colaboró con la soprano Renata Tebaldi), nos ha dejado una valiosa semblanza del carácter y de la particular vocalidad del cantante:

"He trabajado con muchos cantantes famosos: Gigli, Schipa, Toti dal Monte, Simionato… A partir de Jan Kiepura, mi colaboración con los artistas cambió y eso me causó una gran satisfacción: a la relación estrictamente profesional con el cantante, se añadió la sonrisa y la amabilidad. Kiepura siempre estaba alegre y lucía una sonrisa radiante. Era honesto y directo, se leía todo en su rostro […] Él no sólo tenía una infrecuente voz de «tenore brillante», que únicamente puede ser comparada con la de nuestro Lauri Volpi; dominaba, además, el canto en piano en la zona aguda, técnica muy difícil para los tenores. Incluso se dice que le admiraron esta virtud cantantes como Gigli y Schipa […] Quizás el secreto del éxito de Kiepura fue que puso en práctica lo que nosotros los italianos llamamos «gioia di cantare», esa alegría de cantar que él tenía, tal vez sin ser consciente, y que fue resultado de su naturaleza despreocupada, simpática, manifiesta en su encantadora sonrisa, expresiones, movimientos faciales, etc. Y eso fue una ventaja respecto a sus rivales, que cantaban «a la triste». Esta particularidad también le abrió el camino para su carrera cinematográfica".

El propio Favaretto, también recogió una anécdota que muestra la generosidad del cantante con el público:

"Creo que fue durante un concierto en París, estábamos alojados en un hotel en los Campos Elíseos. El tenor tenía la costumbre de hacer ejercicios vocales temprano. Una mañana, comenzó a vocalizar demasiado pronto –eran las 6 de la mañana-, lo que desencadenó un gran tumulto en el pasillo. Una elegante señora en bata, exigió hablar con el director del hotel. Fueron apareciendo más huéspedes soñolientos. Una asistenta comentó a los allí reunidos que el director no estaba allí en ese momento y la señora comenzó a quejarse de la mala gestión, de que se aceptasen huéspedes que ocasionaban disturbios. Al parecer, el resto de clientes del hotel había acudido al pasillo para saber porque Jan Kiepura había dejado de cantar, no porque les molestara su voz. Cuando se dio cuenta de que estaba sola en sus reclamaciones, la señora palideció y volvió a su habitación. Se dio la casualidad de que algunos de los huéspedes no tenían entrada para el recital del tenor, porque se habían agotado, pero querían ir. El tenor les invitó a presentarse en su camerino una hora antes del concierto. Llegaron todos ellos, pero el director del teatro llamó la atención a Jan Kiepura de la aglomeración que habían formado en el pasillo. «Son mis parientes -dijo el cantante-, que han venido esta noche a escucharme». «No sabia que usted tuviera una familia tan grande en París –replicó irónico el director, -; además, ya se han vendido todas las entradas». «No me molesta cantar gratis para ellos», respondió Kiepura. Tal fue su aplomo, que nadie se atrevió a contradecirle en su decisión y a molestarle antes del concierto".

Quizás pueda sorprendernos que Jan Kiepura tuviera tantos maestros de canto a lo largo de su carrera. Según confesó el tenor en una carta a su padre:

"Los mas destacados músicos –Toscanini, Chaliapin....- me advirtieron de los peligros de estudiar con diferentes maestros. Sin embargo, me gusta aprender constantemente porque la perfección no se puede alcanzar. Aprendo no sólo de los profesores, aprendo de todos los que me rodean. Los grandes cantantes son la mejor guía, es algo que está claro. Pero incluso del cantante más modesto se puede aprender algo: un problema a corregir o detalles que enriquecen la interpretación, aspectos que suponen un incentivo para reflexionar y mejorar. Todo esto puede tener un mayor beneficio que las lecciones exclusivas y regulares con un profesor".

Jan Kiepura fue una persona generosa con sus colegas de profesión, pasando horas y horas hablando con cantantes como Richard Tauber y Lawrence Tibbett acerca de sus problemas personales y vocales. El barítono polaco Jerzy Czaplicki, con el que compartió escenario en los años 30 y 40, comentó sobre el tenor:

"Siempre me impresionó la autodisciplina de Jan, que casi rozaba el ascetismo. No bebía ni fumaba […] Kiepura me dio un consejo: para calentar las cuerdas vocales, no hay que cantar a plena voz […] sino con sonidos suaves. Argumentó que, de esta manera, las cuerdas vocales se juntan, pero no se llega a forzarlas. Comencé a usar este método y me convencí de su eficacia".

Imagen

Kiepura como Don José, junto a la Carmen de Wanda Wermińska (Teatro Wielki, julio de 1938).


La estupenda soprano (también mezzo) Wanda Wermińska, con la que Kiepura había cantado Carmen antes de la guerra, recordó tiempo después la gira sudamericana en la que coincidieron:

"Coincidimos con Jan en Buenos Aires. Cuando me enteré de que estaba, me volví loca de alegría. El director Piergili escuchó a Kiepura en Manon, en Río de Janeiro. Quedó tan encantado con su actuación que le contrató para cantar con su compañía en el Teatro Colón –aunque allí estaba Gigli […]- en Tosca y Manon […] Gigli, reacio a alabar a sus colegas, comentó: «¡Este muchacho tiene una bella voz!» […] Cantó muy bien. Después del aria del tercer acto, la primera galería se levantó y luego todo el teatro rugió: «¡Jan, Jan! ». Las buenas criticas en prensa señalaron este suceso".

Kiepura tuvo una relación muy estrecha con el director Bruno Walter, como nos recuerda Marta Eggerth:

"Cuando Walter quería decirle algo, iba a su camerino después de la actuación y hablaba con Jan a solas. Yo siempre le preguntaba: «¿qué te ha dicho? » Y Jan siempre me contestaba: «nada, no te concierne». No quería hablar de Walter. Jan lo apreciaba mucho. Y Walter tuvo una vida miserable, ¿sabes? [...] Ellos vivieron sólo para la perfección".

Su mujer, también nos recuerda algunas indicaciones técnicas que le daba su marido:

"«No estudies tanto la letra, piensa en lo que el texto representa para ti. No todas las palabras son importantes. Qué significan para ti, eso es lo importante […] Si liberas el aliento demasiado rápido, se vuelve difícil de manejar». Mi marido me enseñó a tomarme mi tiempo y a soltar el aire poco a poco".

En 1938, en el cenit de su carrera, Jan Kiepura escribió una carta a su admirado tenor Stanislaw Gruszczyński, a quien mencionábamos en la biografía:

"En los años 1924, 25 y siguientes, cuando acababa de llegar a Varsovia, era asiduo a la ópera, casi a diario, sobre todo cuando usted cantaba. Recuerdo exactamente todos sus grandes papeles, como el Don José de Carmen. Lo debuté en Viena, mucho le debo a su interpretación. He visto Carmen en muchos lugares del mundo, pero ningún Don José me ha causado tanta impresión como el suyo. También recuerdo su Raoul de Nangis, incluyendo los famosos agudos […] y su Otello es la mejor actuación que he escuchado en mi vida. Recuerdo cada uno de sus movimientos en Lohengrin […] Furtwängler me preguntó sobre mi Lohengrin ideal, toda la compañía de la embajada, donde estuvimos hablando, mostraba gran interés en la conversación. Un grupo de diplomáticos, además de una hermosa condesa, compitieron para adivinar los nombres de mi Lohengrin ideal […] Les respondí: Gruszczyński y Pertile. La discusión prosiguió e incluso Furtwängler se interesó por usted".

Cantantes posteriores, como Alfredo Kraus, Luciano Pavarotti y Plácido Domingo, también reconocieron sus virtudes. Este último, en la época de "Los tres tenores", comentó:

"Supongo que uno de nosotros, tendría que cederle su lugar. ¿O tal vez sería el cuarto tenor?".

Imagen

Una fotografía impagable. "Tenoritis": Max Lorenz, Rudolf Laubenthal, Armand Tokatyan, Jan Kiepura y Richard Tauber.


Hay que recordar que Jan Kiepura fue uno de los primeros cantantes en sacar partido a medios de comunicación de masas como el cine, la radio y la prensa que, sin duda, le ayudaron a consolidar su carrera y aumentaron el alcance de su fama. Como hemos visto a lo largo de la biografía, nuestro tenor se mostró comprometido con la sociedad de la época, dando conciertos y recaudando fondos para víctimas de inundaciones, desempleados… e incluso para los niños de la Guerra Civil Española. Su hijo Jan Tadeusz comentó tras la muerte de Kiepura:

"Era muy sensible a la miseria de los demás. Mamá nos dijo que, tras el debut de papá en el Metropolitan en La Bohème de 1938, un periodista le preguntó cuáles eran las actuaciones que le habían causado mayor satisfacción. Mi padre respondió sin vacilar: «aquellas cuyos ingresos se destinaron a los pobres»".

No todo fueron luces. El carácter indómito (y algo egocéntrico) de Jan Kiepura le ocasionó no pocos problemas, como ocurrió durante su criticada presentación como comprimario en el Teatro Wielki de Varsovia. Jerzy Czaplicki menciona una anécdota que se refiere a un Duque de Mantua de Kiepura en La Scala (temporada 1928-29), dirigido por Toscanini. Al parecer, durante los ensayos, Kiepura ornamentó un fragmento de su papel, ignorando las indicaciones de la partitura, algo que molestó al director italiano. Pese a la prohibición de Toscanini, el tenor cantó adornado el fragmento durante la función. Kiepura tuvo suerte, porque en aquel entonces Toscanini tuvo uno de sus "affaires" y le sustituyó en las funciones posteriores Victor de Sabata.

Su canto, en ocasiones demasiado caprichoso, también tuvo un handicap importante: una dicción bastante obtusa. Ya en los comienzos de su carrera, la prensa hizo hincapié en este aspecto. Aunque mejoró sutilmente con los años, la pronunciación siempre fue uno de los puntos débiles de sus interpretaciones. También habría que mencionar sus limitaciones en el canto de agilidad, más evidentes en sus grabaciones tardías (a partir de los años 50), cuando la voz del tenor fue perdiendo brillo, tersura y aliento. Sin embargo, cuando se trata de ofrecer un canto ensoñador, variado en las dinámicas y a la vez vital, muy pocos tenores han hecho sombra a Jan Kiepura.

Para apreciar las cualidades de la voz de Kiepura, le escuchamos en esta poco conocida interpretación –en italiano- de la bellísima aria de Nadir de la ópera "Los Pescadores de Perlas" (Bizet), en la que el tenor demuestra su dominio de la media voz y del canto sombreado. A pesar del mal sonido (es una grabación casera de 1940), creemos que la escucha merece mucho la pena:

"Mi par d' udir ancora":


Espero que hayan disfrutado con las anécdotas (habrá más) y la voz de Kiepura. :) En los próximos capítulos, nos centraremos en su repertorio operístico.

_________________
Anche l' idea muor, tu non muori giammai,
tu, l' Eterna canzon!


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2014: Jan Kiepura.
NotaPublicado: 10 Ago 2014 9:37 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Oct 2008 19:23
Mensajes: 2198
Ubicación: Burgos.
DUQUE DE MANTUA, DE RIGOLETTO.


Imagen

Jan Kiepura, como el Duque de Mantua, en el Metropolitan de Nueva York (febrero de 1938).


El Duque de Mantua fue uno de los papeles más aplaudidos de Jan Kiepura. El tenor polaco supo darle un perfil pícaro y despreocupado al personaje verdiano, mediante un canto risueño y a la vez elegante. Kiepura debuta el papel en el Teatro Wielki de Varsovia en mayo de 1925 y, a lo largo de su carrera, triunfó con la parte en Europa y América, junto a grandes cantantes como Carlo Tagliabue, Ezio Pinza y Bidú Sayao. Uno de sus grandes éxitos con esta ópera tuvo lugar en la Staatsoper de Viena: atacó el "pensier" final de "La donna è mobile" a plena voz y, mientras subía unas escaleras para seducir a Maddalena, fue suavizando su canto. Según comentó Marta Eggerth:

"El aplauso fue increíble. Después, el director Bruno Walter le dijo a Jan: «el mundo nunca olvidará la actuación de esta noche»".

Jan Kiepura cantó el papel verdiano con la compañía del Metropolitan en seis ocasiones, a lo largo de 1938-39: cuatro funciones en Nueva York, una en Cleveland y otra en Boston. Afortunadamente, conservamos la función del 11 de marzo de 1939 en Nueva York, con un cartel protagonizado por grandes nombres: Lawrence Tibbett (Rigoletto), Lily Pons (Gilda), Jan Kiepura (Duque de Mantua), Helen Olheim (Maddalena), Virgilio Lazzari (Sparafucile), Norman Cordon (Monterone), Giordano Paltrinieri (Borsa), George Cehanovsky (Marullo), Wilfred Engelman (Conde Ceprano), Pearl Besuner (Condesa Ceprano), Thelma Votipka (Giovanna) y Lucielle Browning (Paje). Todos ellos dirigidos por Gennaro Papi.

Aunque la interpretación no es tan fina como la que podíamos escucharle en 1926, en la breve aria de entrada muestra una voz que suena brillante y una interpretación con detalles interesantes: por ejemplo, ese suave ataque a la palabra "forse" (00:50), marca de la casa. En el debe, un canto un pelín caprichoso y una resolución algo brutota de la coda (sin embargo, aquí con mejores resultados que en su anterior grabación citada).

"Questa o quella":


A pesar de algún despiste y del fraseo un tanto errático, Jan Kiepura muestra con acierto el lado seductor y fogoso de su personaje en el mini dúo con la Condesa de Ceprano.

"Partite? Crudele!":


Confieso que tengo un gran cariño al siguiente fragmento, el dúo con Gilda en el acto primero. Creo que fue la primera vez que escuché la voz de Kiepura y me enamoré de su interpretación al instante. Ya en el comienzo, con esa entrada tan arrebatadora en "T´amo!" (1:39-1:44), seduce y deslumbra. Kiepura resuelve con nota los fragmentos más fogosos ("T´amo, ripetilo sì caro acento…", 1:45-2:00), pero también sabe mostrarse delicado cuando la ocasión lo requiere ("Ah! inseparabile d´amore il Dio…", 2:42-3:01). En la presentación del bellísimo cantabile "È il sol dell´anima" (3:04-4:32) colorea las frases con un gusto exquisito (un enfoque ensoñador que recuerda, salvando las distancias, al de las míticas grabaciones de Fernando de Lucia e Ivan Kozlovsky). Encontramos un canto vaporoso, por ejemplo, en el ataque a la palabra "umane" (3:32-3:34); o en el suave agudo, quizás algo engolado pero bastante resultón, en la palabra "angeli" (3:54-3:57). También se luce en los fragmentos más expansivos, donde sus poderosos agudos brillan como soles ("d´invidia agli uomini sarò per te", 4:13-4:21). Con la voz, en ocasiones, un poco oscilante –la mediocre calidad de la grabación tampoco ayuda demasiado-, Jan Kiepura resuelve con las mismas armas el resto del dúo, coronándolo con un potente pero fatigoso agudo (7:50-7:54).

"Giovanna, ho dei rimorsi":


En el recitativo que abre el segundo acto, a pesar del caprichoso fraseo, encontramos un canto sombreado y flexible. Kiepura contrasta con tino los fragmentos líricos y los más enérgicos en las diversas frases ("Ne´ brevi istanti, prima che il mio presagio interno…", 0:37-0:50; "Lo chiede il pianto della mia diletta", 2:14-2:42).

"Ella mi fu rapita!":


En la difícil romanza, el tenor tiene el aliento y la elegancia necesarias. Fiel a su estilo, colorea las frases con gusto: la suavidad inicial del fragmento "Ned ei potea soccorrerti…" (1:04-1:20) desemboca con medida energía en la siguiente frase, "Ei che vorria coll´anima…" (1:21-1:37). También consigue un efecto muy bello al apianar la palabra "invidiò" (1:50-1:57). El temido ascenso al agudo está bien resuelto, aunque se descontrola un poco ("le sfere agl´ anegli", 2:10-2:17). Con la voz algo oscilante, pero maneras muy delicadas, cierra la página ("per te", 2:32-2:43). Se corta la cabaletta, algo habitual en aquella época.

"Parmi veder le lagrime":


La célebre "La donna è mobile", que tantas veces cantó Kiepura a lo largo de su carrera, tiene ese toque pícaro necesario. Aunque algunos pasajes suenan brutotes, tiene detalles de muy buen gusto, como el filado infinito en la palabra "accento" (0:48-0:57) y la matizada reexposición del tema principal ("E sempre misero…", 1:26-2:17). Como ocurre con tantos tenores, pasa como una apisonadora por los ornamentos de la coda (2:18-2:33), aunque el agudo final tiene un brillo extraordinario.

"La donna è mobile":


Imagen

Rigoletto en el Metropolitan (febrero de 1938): Lawrence Tibbett, Millicent Hearst,
Jan Kiepura, Lily Pons, Edward Johnson (director del Met) y la mezzo Irra Petina.


En el bellísimo cuarteto, el tenor polaco se encuentra a sus anchas, luciendo una voz expansiva y delicada a partes iguales. Casi podemos imaginarlo con una sonrisa en la boca cuando canta eso de "Bella figlia dell´amore…" (segundo corte: 0:01-1:18), que nos recuerda aquel "gioia di cantare" que mencionaba Giorgio Favaretto.

"Un dì, se ben rammentomi":

"Bella figlia dell´amore":


Y, para terminar con Rigoletto, una simpática curiosidad: la versión alternativa del cuarteto, no autorizada por Verdi :P ,que se ofreció en San Luis en abril de 1940. Es una grabación que ya se comentó en el foro, pero creo que merece la pena recordarla. La mezzo Herta Glaz la lía parda entrando antes de tiempo y ya no hay quien arregle el desaguisado.

https://www.youtube.com/watch?v=BTtVgy7jh7U

:rolling:

_________________
Anche l' idea muor, tu non muori giammai,
tu, l' Eterna canzon!


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2014: Jan Kiepura.
NotaPublicado: 11 Ago 2014 9:27 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Oct 2008 19:23
Mensajes: 2198
Ubicación: Burgos.
MARIO CAVARADOSSI, DE TOSCA.


Imagen

Jan Kiepura, como Cavaradossi, junto al Scarpia de Eugeniusz Mossakowski (Teatro Juliusz Slowacki de Cracovia, 14 de enero de 1935).


Jan Kiepura debuta el papel del pintor Cavaradossi en el Teatro Wielki de Varsovia, en 1926. A lo largo de su carrera, cantó Tosca en ciudades como París, Berlín, Viena, Poznan, Cracovia, Nueva York, Cleveland y Buenos Aires. En este título pucciniano, compartió escenario con grandes cantantes, como Maria Jeritza, Stella Roman y Alexander Svéd. En los años 40, Jan Kiepura volvió a grabar las arias de Cavaradossi. En la romanza "Recondita Armonia" no encontramos un fraseo tan elegante como en la temprana grabación de 1926 que escuchábamos en la biografía, pero su interpretación resulta muy estimable. A pesar de un tono en ocasiones algo quejumbroso, Kiepura muestra un canto sedoso y matizado: "Recondita armonia, di bellezze diverse!" (0:34-0:49); "Tosca ha l´occhio nero!" (1:25-1:32). Grabación del 9 de febrero de 1942, en el Liederkranz Hall de Nueva York, dirigida por William Steinberg:

"Recondita Armonia":


El 10 de diciembre de 1927 graba fragmentos de Tosca junto a la gran soprano alemana Lotte Lehman. Manfred Gurlitt dirige a la Orquesta de la Staatsoper de Berlín. En el dúo del acto primero, a pesar de la problemática dicción, la delicadeza y pasión con las que Kiepura hace su entrada son admirables ("Qual occhio al mondo, può star di paro…", 0:06-1:24). Destacan algunas leves sfumaturas de bello efecto, como la que realiza en la palabra "intero" (0:41-0:45). En el resto del dúo, encontramos un canto efusivo y matizado a partes iguales, logrando junto a Lehman instantes de auténtica magia sonora.

"Qual occhio al mondo":


De 1941 data esta grabación de la célebre aria del acto tercero "E lucevan le stelle". Encontramos un enfoque un poco veristoide que perjudica algunos fragmentos, pero en conjunto la interpretación resulta mucho más rica y madura que la de 1926. La dicción ha mejorado sensiblemente, el canto es aún más matizado (impresionante la frase "le belle forme disciogliea dai veli!", 1:40-1:58, a pesar del fiato un tanto apurado) y los agudos conservan su brillo ("E non ho amato mai tanto la vita!", 2:29-2:40).

"E lucevan le stelle":


Volvemos a la grabación de Lehman y Kiepura (1927), en esta ocasión con un fragmento del dúo del acto III. En la preciosa introducción "Amaro sol per te m´era il morire" (0:02-1:02) Kiepura canta las ondulantes frases con la necesaria elegancia y vigor, resolviendo el agudo con valentía ("avrà sol", 0:49-0:55). También encontramos muy bella y matizada la frase "Parlami ancor come dianzi parlavi…" (2:31-2:55), que conduce al intenso final del dúo.

"Amaro sol per te":

_________________
Anche l' idea muor, tu non muori giammai,
tu, l' Eterna canzon!


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2014: Jan Kiepura.
NotaPublicado: 12 Ago 2014 8:55 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Oct 2008 19:23
Mensajes: 2198
Ubicación: Burgos.
CALAF, DE TURANDOT.


Imagen

Jan Kiepura en el papel de Calaf (Viena, 1928).


El papel de Calaf fue uno de los grandes logros profesionales de Jan Kiepura. Recordemos que el tenor polaco fue uno de los primeros que cantó el papel en Viena, debutándolo el 14 de octubre de 1926, tras el estreno de la ópera en la ciudad, el día anterior, a cargo de Leo Slezak y Lotte Lehman. En los años siguientes, siguió interpretando la parte en la capital austriaca, Milán, Budapest, Varsovia, etc. Afortunadamente, han sobrevivido algunos fragmentos de la función que cantó (en alemán) en la Wiener Staatsoper el 14 de diciembre de 1934, junto a la soprano húngara Maria Nemeth (Turandot) y el director Hugo Reichenberger. La interpretación de Kiepura resulta algo decepcionante: no es un papel ideal para su voz y el tenor parece no estar en buena forma; pero hemos querido incluirla aquí por tratarse de un importante documento histórico. En la intensa frase "No, no! Gli enigmi sono tre, la morte è una" (0:01-0:37), Jan Kiepura luce un canto vehemente y unos agudos poderosos, aunque la voz suena forzada.

"No, no! Gli enigmi":


Tras la resolución del juego de los enigmas, encontramos la impactante frase "No, no, Principessa altera. Ti voglia tutta ardente amor" (0:15-0:37) El tenor polaco sube a las alturas con valentía y, aunque la voz está al límite, la fuerza de su interpretación pone los pelos de punta. En el siguiente fragmento ("Tre enigmi m´hai proposto…", 0:58-2:25), el canto del polaco tiene la suficiente consistencia y justas dosis de lirismo.

"No, no, Principessa altera":


En la célebre aria del acto tercero encontramos un enfoque muy lírico (sobrecogedor ese "splenderà", 1:38-1:48), pero también un canto excesivamente veristoide que perjudica la fluidez del discurso musical. Los agudos finales suenan apurados, no tienen la suficiente punta.

"Nessun dorma":


Volveremos a esta ópera cuando hablemos de la película Opernring (1936), donde tendremos ocasión de escuchar a un Kiepura mucho más centrado en lo vocal y menos desatado en lo interpretativo.

_________________
Anche l' idea muor, tu non muori giammai,
tu, l' Eterna canzon!


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2014: Jan Kiepura.
NotaPublicado: 12 Ago 2014 13:16 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Dic 2005 13:54
Mensajes: 12735
Ubicación: Madrid
Estupendo trabajo, estoy disfrutando mucho con los posts.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2014: Jan Kiepura.
NotaPublicado: 12 Ago 2014 13:34 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Oct 2008 19:23
Mensajes: 2198
Ubicación: Burgos.
delaforce escribió:
Estupendo trabajo, estoy disfrutando mucho con los posts.


Gracias delaforce. :wink: Reconozco que me ha costado postear este Calaf en directo de 1934, donde Kiepura está flojo, casi irreconocible. Resulta curioso: el de Sosnowiec fue un cantante que tuvo mucho cuidado al escoger su repertorio operístico -no demasiado amplio-, focalizándolo en pocos papeles conforme avanzó su carrera (lo hemos podido comprobar en la biografía). Sin embargo, Calaf es una golosina muy tentadora para un tenor. Imagino que el logro profesional que supuso ser uno de los primeros tenores en cantarlo -qué pena no poder escuchar a Slezak y Fleta en este papel, dos voces mucho más apropiadas para Calaf- y los honorarios que recibió interpretando esta ópera, pudieron más que su habitual prudencia.

_________________
Anche l' idea muor, tu non muori giammai,
tu, l' Eterna canzon!


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2014: Jan Kiepura.
NotaPublicado: 13 Ago 2014 9:43 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Oct 2008 19:23
Mensajes: 2198
Ubicación: Burgos.
RODOLFO, DE LA BOHÈME.


Imagen

La Bohème en la Civic Opera House de Chicago (1943). Jan Kiepura (Rodolfo) junto al barítono Jerzy Czaplicki (Marcello).


Rodolfo de La Bohème fue otro de los roles que Jan Kiepura incorporó a principios de su carrera y con él obtuvo grandes triunfos. Con este papel se presenta en el Met en 1938 y también lo pasea con éxito por Varsovia, París, Berlín, Buenos Aires, Cleveland, Boston, Filadelfia, etc. Respecto el citado debut en el Met (10 de febrero de 1938), el periodista Samuel Chotzinhoff (New York Post) escribió la siguiente crítica, no exenta de ironía:

"El tenor polaco trae un nuevo tipo de Rodolfo a la escena operística. La Bohème fue ofrecida en el Metropolitan la pasada noche por Jan Kiepura, un tenor polaco que ha hecho su debut en Nueva York con la parte de Rodolfo. Hasta ahora, la fama del señor Kiepura en nuestro país tenía origen en algunas películas musicales, por eso no fue extraño encontrar anoche el teatro lleno de espectadores con ganas de ver al tenor en persona. Al final de su gran aria del acto primero, el tenor fue aclamado con prolongados y estruendosos aplausos, por lo que tuvo que incorporarse de la posición de rodillas en las que se encontraba y agradecer las ovaciones, sonriendo y extendiendo los brazos hacia el auditorio. […] Evaluando los méritos del señor Kiepura, encuentro dificultoso disociar su voz de su personalidad […] El tenor polaco, agradable en el vestir y en la figura, inyecta muy buen humor en el papel de Rodolfo y convierte al poeta, generalmente pomposo y grandilocuente, en un héroe de comedia musical […] El señor Kiepura resultó simpático cuando se trataba de adaptar la acción a la palabra y el canto, pues evidentemente cree en la fuerza y el realismo en el escenario operístico. Escuchó atentamente el relato de Mimì, a veces inclinándose hacia ella para mostrar interés y preocupación. En ningún momento asumió la postura tradicional en la ópera. Al contrario, siempre encontraba algo que hacer, no importa quién estuviera cantando. Sus compañeros de reparto pueden haber encontrado su comportamiento algo desconcertante, pero yo lo considero refrescante y divertido. Como indiqué antes, la voz de Kiepura se tiñe con los colores de su personalidad: agradable, robusta y extensa, refleja muy bien su audacia y confianza en si mismo. Un verdadero individualista, el tenor tiene sus propias ideas sobre la partitura y no siempre están de acuerdo con las de Puccini. Cuando los compositores desean abandonar la música a los deseos del intérprete, generalmente dan a conocer su intención con la expresión «a piacere». Kiepura interpretó su parte como si Puccini hubiese olvidado anotar esa indicación".

En aquella función de debut, acompañaron al tenor Bidu Sayão (Mimì) y Carlo Tagliabue (Marcello). Kiepura también cantó esta ópera junto a la soprano Grace Moore, al menos en cuatro ocasiones, en 1938-39. El barítono polaco Jerzy Czaplicki, que tuvo un idilio con ella (frustrado por el fatal accidente aéreo en el que murió la soprano, en 1947), refiere una divertida anécdota de una de las funciones en las que la diva cantó junto a Jan Kiepura. Al parecer, la Moore comprobó que nuestro tenor tenía una voz muy potente y, temerosa de quedar eclipsada en la función, se las ingenió para cantar en la parte delantera del escenario, dejando a su compañero al fondo, junto a una silla. Pero Kiepura comenzó a cantar y acercó la silla donde estaba la soprano, de tal manera que el tenor se salió con la suya. Para que esto no volviera a ocurrir, Grace Moore pidió que se clavara la silla en el escenario. Pero no contó con la fuerza del tenor polaco, que arrancó la silla de la tarima y volvió a acercarse, cantando, donde estaba su compañera.

El 9 de noviembre de 1937, Kiepura graba en Viena la célebre aria del primer acto, dirigida por Karl Alwin. Según comentarios del periodista musical Ricardo de Cala:

"Hay que resaltar la íntima dulzura con la que empieza el tenor y sobre todo esa media voz cuando dice «cercar» (0:27-0:30), que el resto de su competencia, en las infinitas grabaciones que ha habido de esta aria, ni siquiera se plantea. Produce un efecto casi mágico".

Realmente, es admirable la delicadeza con la que el tenor interpreta esta romanza. Hay detalles de un gusto exquisito, como ese "vuole" (1:37-1:43) que el tenor va suavizando poco a poco, o el magistral cierre de la página ("Vi piaccia dir!", 4:26-4:41). En los fragmentos en los que hay que mostrar más empuje, ahí está Kiepura luciendo un canto viril y unos agudos que brillan como soles. Sin duda, una de sus mejores grabaciones.

"Che gelida manina":


Profundizaremos un poco más en este título pucciniano cuando hablemos de la película Zauber der Bohème (1937), en la que Kiepura interpreta fragmentos de esta ópera junto a su mujer Marta Eggerth.

_________________
Anche l' idea muor, tu non muori giammai,
tu, l' Eterna canzon!


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2014: Jan Kiepura.
NotaPublicado: 14 Ago 2014 10:18 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Oct 2008 19:23
Mensajes: 2198
Ubicación: Burgos.
DON JOSÉ, DE CARMEN.


Imagen

Jan Kiepura, como Don José, en el Teatro Wielki de Varsovia (julio de 1938).


Aunque el personaje de Don José requiere una voz de más peso, Jan Kiepura supo adecuarlo a sus características vocales, logrando una interpretación lírica y sincera del cabo español. A lo largo de su carrera, cantó el papel en Varsovia, Viena, Nueva York, Boston, San Luis, etcétera, junto a reconocidos cantantes: Bruna Castagna, Wanda Wermińska, Ezio Pinza, Licia Albanese, etc. Con la compañía del Metropolitan lo cantó en 5 ocasiones entre 1938 y 1942. De la función de Carmen que ofreció el 19 de febrero de 1942 en el Met, la revista Musical America recogió lo siguiente:

"Kiepura está en su mejor momento vocal, pero la parte no es adecuada para él. Fue intenso y, cuando la ocasión lo requería, cantó con un bello lirismo. La facilidad y suavidad de su emisión, la autoridad de sus agudos y su poderío vocal, son bienvenidos en un teatro que ha tenido carencia de grandes tenores en los últimos años. Estas cualidades, combinadas con su encanto natural y gran personalidad, deberían haber creado un Don José ideal. Desgraciadamente, el tenor se perdió en el drama. Sollozó y, a veces, gritó. La claridad de los agudos se estropeó a menudo por golpes de glotis y el estilo se sacrificó a la emoción. Sus movimientos en el escenario parecían no tener complicidad con los demás cantantes y, a menudo, esa falta de consideración lastró la sinceridad de su actuación. En el último acto tuvo un gran éxito, en lo vocal e histriónico. El lector debe ser informado de que el público fue más entusiasta".

Juzguemos nosotros mismos las cualidades de Jan Kiepura en el papel. Afortunadamente, conservamos fragmentos del Don José que ofreció en la Wiener Staatsoper el 18 de enero de 1938, junto a la Micaela de la soprano húngara Esther Réthy (que aquí canta en alemán). Dirigió la función el maestro Karl Alwin. A pesar del sonido precario, merece la pena escuchar la interpretación. En el final del dúo del primer acto, el canto del polaco es elegante y matizado. La frase inicial ("Tu la verras! Eh bien!...", 0:05-1:08) está cantada con pasión, pero también con dulzura ("…de ma part, tu le lui rendras", 0:58-1:08). En el siguiente fragmento ("Ma mère je la vois!", 1:28-3:35), encontramos un tono similar: extrovertido y, a la vez, suave (como demuestra en el delicado final de la pieza).

"Tu la verras! Eh bien!":


En la esperada aria de la flor, la interpretación de Kiepura resulta lírica y matizada, a pesar de algún amago verista. El tenor aborda con suavidad algunas frases ("je te voyais", 1:06-1:14), pero también se luce en los momentos más expansivos ("je m´enivrais", 0:54-1:00; "Et j’étais une chose à toi!", 3:01-3:08).

"La fleur que tu m' avais jetée":


Y, por último, de la función que ofreció en la Grand Opera de San Luis (Estados Unidos) el 25 de abril de 1940, escuchamos a Kiepura en este breve fragmento del comienzo de la escena segunda del tercer acto. Le acompañan la soprano australiana Marjorie Lawrence (Carmen) y el director Laslo Halasz:

"Que regarde tu donc?":


Y así terminamos este breve repaso a los papeles operísticos de Jan Kiepura. Desgraciadamente, no he encontrado muestras sonoras de otras óperas emblemáticas de nuestro tenor, como Faust o Halka. Sí que se conserva la función de Manon que cantó en el Metropolitan de Nueva York el 25 de febrero de 1939, pero no he podido localizarla. Creo que no ha sido editada comercialmente y tampoco circula por internet. :( En los próximos capitulos, nos centraremos en la filmografía de Jan Kiepura. Además de poder escuchar al tenor en algunos fragmentos de ópera y opereta, recordaremos las estupendas canciones que Robert Stolz, Mischa Spoliansky y Erich Wolfgang Korngold, entre otros, compusieron para el cine. :)

_________________
Anche l' idea muor, tu non muori giammai,
tu, l' Eterna canzon!


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2014: Jan Kiepura.
NotaPublicado: 14 Ago 2014 10:28 
Desconectado
Troll de largo recorrido
Avatar de Usuario

Registrado: 11 Ago 2006 8:53
Mensajes: 14305
Ubicación: Jalisia
Muy buena versión de "Che glida manina", pero salpicada de las imitaciones de Caruso a las que era aficionado Kiepura.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2014: Jan Kiepura.
NotaPublicado: 14 Ago 2014 10:41 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Oct 2008 19:23
Mensajes: 2198
Ubicación: Burgos.
Gino escribió:
Muy buena versión de "Che glida manina", pero salpicada de las imitaciones de Caruso a las que era aficionado Kiepura.


No he escuchado tanto a Caruso como para percibir esas imitaciones. :oops: Comparando a ambos cantantes en esta aria, encuentro mucho más matizado e interesante el canto de Kiepura (por intención y por fraseo). Francamente, creo que son dos interpretaciones muy diferentes de esta pieza. :wink:

P.D: igual es muy subjetivo, pero aquí viene a cuento rescatar el concepto de "gioia di cantare". Kiepura parece feliz cantando "Che gelida manina", la expresión es sincera y risueña. Sin embargo, Caruso suena tristón y algo lánguido.

_________________
Anche l' idea muor, tu non muori giammai,
tu, l' Eterna canzon!


Última edición por El Chino Cudeiro el 14 Ago 2014 10:46, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2014: Jan Kiepura.
NotaPublicado: 14 Ago 2014 10:45 
Desconectado
Troll de largo recorrido
Avatar de Usuario

Registrado: 11 Ago 2006 8:53
Mensajes: 14305
Ubicación: Jalisia
Si se fija, hay inflexiones de Kiepura en las que altera su color claro y radiante buscando un tono más oscuro, resultando, creo yo, fibroso cuando su emisión natural era muy limpia. Es muy evidente cuando canta "È una notte di luna" o "Come vivo".


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 65 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

cron
   
     
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com