Fecha actual 24 Jul 2017 4:57

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 99 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 7  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Agosto 2013: Pedro Lavirgen.
NotaPublicado: 01 Ago 2013 19:08 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Oct 2008 19:23
Mensajes: 2198
Ubicación: Burgos.
INTRODUCCIÓN.


Imagen

Pedro Lavirgen como Don Carlo (Berlín, 1969).


Ayer cumplió 83 años el tenor bujalanceño Pedro Lavirgen, figura clave de la música española en la segunda mitad del siglo XX. Algunos descubrimos su arte, casi por casualidad, gracias a sus grabaciones de zarzuela. Otros habrán tenido la suerte de haberle escuchado en directo. Incluso habrá algunos que recuerden sus noches de gloria en el Palacio Bellas Artes de México, en la Staatsoper de Viena... Y entonces, ¿por qué es casi un desconocido para una importante parte del público de nuestro país? Quizás sea porque apenas grabó en estudio -exceptuando su bien nutrida discografía de zarzuela- y casi toda su faceta operística proviene de grabaciones piratas en directo; o también podría ser porque gran parte de su carrera la desarrolló en el extranjero, triunfando en lugares tan distantes como Italia, Japón, Estados Unidos, Canadá, Irlanda, Austria, Israel, Alemania, Rusia...

Imagen

Con los emperadores persas, en el descanso de una función de Carmen en Teherán, 1973.


En España también cantó mucho, sobre todo al principio y al final de su carrera. Quizás donde dejó más huella fue en el Teatro del Liceo de Barcelona: allí intervino en 18 temporadas consecutivas (1964-1982) y en otra más al final de su carrera (Don Carlo en 1988). Pero también triunfó en otros grandes teatros españoles, como el Teatro de la Zarzuela de Madrid, el Campoamor de Oviedo o el Pérez Galdós de Las Palmas, por citar algunos.

Este trabajo, es el humilde homenaje a un tenor al que admiro por su entrega y profesionalidad. En una primera parte, incluiré un resumen de su trayectoria personal y profesional, donde veremos como unos comienzos difíciles fueron superados con esfuerzo y tenacidad. En un segundo bloque, analizaremos la voz de Pedro lavirgen para después centrarnos, en la tercera y más extensa parte del trabajo, en sus interpretaciones de zarzuela, ópera y canciones.

Para recabar información sobre la personalidad y la carrera de Pedro, he leído y escuchado algunas de las entrevistas que le han realizado en los últimos años. Tarea nada ardua, por lo ameno de las mismas, y en las que el tenor hace gala de su buena memoria con anécdotas y comentarios muy interesantes. Pero sobre todo, he vuelto una y otra vez a la espléndida tesis sobre el tenor de Ana Belén Cañizares (Universidad de Córdoba, 2005), imprescindible para comprender la figura de Pedro Lavirgen y el contexto histórico-musical de la España del siglo XX.

Imagen

Junto al gran barítono Giuseppe Taddei.


Pero escuchemos ya la voz de Pedro Lavirgen. Aquí le tenemos en la célebre romanza "Adios Granada" de la zarzuela Emigrantes de Tomás Barrera Saavedra y Rafael Calleja Gómez. La grabación proviene de su recital de 1973, en directo, en los estudios de la NHK de Tokyo. El tenor, fiel a su habitual implicación en lo que canta, luce su voz bien impostada y una generosa expresividad.



Espero que disfruten de la exposición. Cualquier comentario será bienvenido. :wink:

_________________
Anche l' idea muor, tu non muori giammai,
tu, l' Eterna canzon!


Última edición por El Chino Cudeiro el 07 Jun 2014 14:25, editado 2 veces en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2013: Pedro Lavirgen.
NotaPublicado: 01 Ago 2013 20:50 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 28 Ene 2008 1:47
Mensajes: 4501
Ubicación: Costasoleña.
¡Bienvenido sea este estudio a un tenor tan injustamente infravalorado o no en la medida que debiera! Una estará atenta y aprenderá. :D
Estará pasando calor en Torroles, donde veranea... :)

_________________
"La libertad,el más precioso don que nos dieron los cielos;por ella se debe aventurar la vida;el cautiverio,el mayor mal que nos puede venir."


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2013: Pedro Lavirgen.
NotaPublicado: 02 Ago 2013 0:24 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2010 23:50
Mensajes: 3113
Ubicación: Calle Mossén Femades
Pues a Lavirgen sí que lo vi una vez en directo, hará como treinta años, en "La antología de la zarzuela" que hizo José Tamayo. Creo que guardo el programa en algún sitio.

_________________
El acento verdiano está en la a.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2013: Pedro Lavirgen.
NotaPublicado: 02 Ago 2013 15:07 
Desconectado
Spinete
Avatar de Usuario

Registrado: 21 Nov 2007 22:01
Mensajes: 12663
Ubicación: Zaragoza
Siempre me gustó Lavirgen, pero después de conocerle, charlar con él y compartir un par de ratos distendidos, me parece un auténtico crack. Bienvenido sea este cantante del mes; se lo merece.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2013: Pedro Lavirgen.
NotaPublicado: 02 Ago 2013 16:25 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Oct 2008 19:23
Mensajes: 2198
Ubicación: Burgos.
BIOGRAFÍA (I): INFANCIA Y JUVENTUD.


Imagen


“Yo he admirado siempre lo extraordinario, aún hoy, me asombro de todo lo que no es normal (…). Soy un exaltado y cuando veo algo maravilloso me dan ganas de gritarlo. Tal vez esta actitud me ha ayudado bastante a hacer la carrera que he hecho y a poder sobrepasar todos los problemas, a resolverlos.”

Pedro Lavirgen Gil nace el 31 de julio de 1930 en Bujalance, un pueblo cordobés rodeado de olivares y campos de cereal. Fue el quinto hijo de un total de siete del matrimonio de Antonio Luis Lavirgen Martínez y de Marcelina Gil Romero. En este entorno familiar humilde y trabajador, Pedro comienza a descubrir la vida, muy influenciada en aquellos años de infancia por la figura de su padre, de quien admira sobre todo el trabajo bien hecho:

“Siempre he dicho que mi padre fue un pionero del pluriempleo. Su principal especialidad era el esparto […] también se encargaba de las varas para varear los árboles […] además de ser un experto en la poda del olivo […] A estas tareas hay que añadir la de matarife. Yo sentía una admiración increíble, veía que era tan perfecto el trabajo que hacía mi padre. Es el recuerdo más indeleble que ha quedado en mi conciencia, en mi mente, aunque sea muy prosaico. Le tomé tal admiración a mi padre... no sé que vi... No se explica demasiado bien por qué uno se asombra de tales menesteres... Cualquier actividad de la vida bien hecha merece una admiración. Derivado de que mi padre tenía fama de experto en esto, se despertó en mí una admiración insólita en un niño tan pequeño como yo.”

Ese ambiente se ve interrumpido en diciembre de 1936, cuando la familia de Pedro (entonces con 6 años), se ve obligada a abandonar el pueblo por culpa de la guerra. Se trasladan hasta Zocueca, donde vivieron con otros familiares:

“Durante el camino de Bujalance a Villa del Río, mi hermano más pequeño, Antonio Luis, se fue poniendo muy enfermo y daba muestras de que se moría. Mi madre no tenía leche, era diciembre y hacía mucho frío. Pero un tío mío oyó los balidos de una cabra, a la que pudieron ordeñar para alimentar a mi hermano, que afortunadamente se puso bien. Mi madre estaba por entonces embarazada y al llegar a Zocueca, dio a luz a mi hermano Rafael, que murió de hambre, porque no había nada para darle de comer. El techo de la casa era de tela. Recuerdo como las patillas de las ratas se quedaban enganchadas. Aquí pasamos los tres años de la guerra y comenzamos nuestros padecimientos, empezamos a pasar hambre, un hambre feroz. No sé ni cómo podíamos meternos todos en la casa.”.

Durante esta etapa de privaciones, fue cuando el pequeño Pedro empezó a tener problemas en su rodilla izquierda que, tras un golpe con una piedra, apenas podía flexionar. Debido a la escasez de medios médicos a causa de la guerra, la única terapia posible era tomar rayos de sol en la rodilla a la espera de que mejorase. Así mientras los otros niños jugaban y los mayores hacían sus labores, el niño Pedro se entretenía cantando coplillas, naciendo así la que sería su vocación.

Con el fin de la guerra, la familia de traslada de nuevo a Bujalance. Pedro ingresa en el Hogar y Clínica de San Rafael (Hospital de San Juan de Dios) de Córdoba, donde le tratan el problema de rodilla -tuberculosis ósea- y, tras una operación en 1941, le corrigen la posición de la articulación, aunque arrastraría secuelas toda la vida. Allí fomentó su vocación religiosa, aprendió a leer y se incorporó al coro infantil de la institución:

“Un buen día, desde el comedor escuché cantar a un grupo de niños, y conseguí acceder a ellos. El coro lo preparaba desde un harmonium Don José, que me preguntó, cuando yo quise cantar con ellos: “¿Pero tú sabes cantar?”, que es una pregunta muy ambigua pero de lo más normal… Pues bien, le contesté en el mismo lenguaje y le dije que claro que sabía cantar, y en ese momento le canté una de aquellas coplillas que les cantaba a mis hermanos mientras jugaban. Me dijo que desde ese momento debía de aprenderme todo de memoria, como los motetes y esas cosas, ya que allí todo lo que se cantaba era religioso. Para eso no tuve problemas, yo memorizaba con mucha facilidad. A los pocos meses ya era el solista del coro, llegando a tal extremo mi desarrollo vocal como niño, que se esparció la noticia en Córdoba: en el Hospital de San Juan de Dios había un niño que cantaba muy bien en las misas. La gente comenzó a ir a esas misas para escuchar a ese niño que cantaba tan bien”.

Imagen

Bujalance en 1944.


Tras su salida del hospital y viendo sus padres que su frágil salud no le permitía ciertos trabajos, deciden que lo mejor es que prosiga sus estudios. Se incorpora también al coro de la parroquia de Bujalance, dirigido por el padre Ladislao Senosiaín, con el que Pedro mantendrá una estrecha relación. Por aquellos años también traba amistad con Francisca Baena Coca (“Paquita”) que, como veremos, se convertirá en una de las personas más importantes de su vida.

Buscando una profesión, Pedro Lavirgen inicia estudios de magisterio y obtiene el título (1950), pero su vocación es otra. A él le gusta cantar y le subyugan esas voces que ha escuchado en discos de pizarra: Miguel Fleta, Hipólito Lázaro… El coro de la parroquia le permite explorar su voz y, en 1948, decide presentarse a un concurso de voces nóveles en Córdoba, cantando como barítono tres romanzas de zarzuela. Animado por algunas personas de su entorno y viendo que tiene posibilidades como cantante, Pedro decide ir a Madrid en febrero de 1954 para ampliar estudios y, sobre todo, con el objetivo encontrar un buen profesor de canto. Allí estudió primero con Carlota Dhamen y después con Juan Pérez Flores, pero sus métodos más que ayudarle, le perjudicaron y Pedro no se encontraba a gusto con sus progresos. Al menos, estos dos maestros le encaminaron como tenor, dejando atrás definitivamente la cuerda de barítono. Mientras busca un nuevo profesor de canto, se matricula en el Conservatorio Superior de Música de Madrid y compagina dos trabajos: maestro de escuela interino –trabajo que acabó dejando tras un traslado, por ser incompatible con su formación como cantante- y tenor en el Coro de Cámara de Radio Nacional, dirigido entonces por un joven Odón Alonso.

Por fin, en septiembre de 1956, encuentra al maestro de canto soñado: el célebre tenor asturiano Miguel Barrosa.

“Hice una audición con el maestro Barrosa, no canté bien, rompí una nota en “Ch’ella mi creda libero e lontano” de La fanciulla del West. Me dijo que estaba mal de impostación y que me faltaba estilo, pero vio en mí algo aprovechable. Desde ese momento comencé a estudiar con él, y me fue tomando mucho cariño y afecto, creyendo cada vez más en mis posibilidades.”

Con él los progresos son rápidos: da forma a su impostación y consigue mayor ligereza en su voz. Desde entonces, la relación con su maestro fue estrecha a lo largo de más de 40 años:

“Trabajó con gran paciencia y tenacidad conmigo, animándome siempre en los momentos de desaliento, y poco a poco me fue introduciendo en nuestro mundo musical, porque era hombre de gran cultura, y muy especialmente del mundo del teatro lírico, con gran riqueza de anécdotas, que unido a su gran versatilidad en la conversación, hacia más atractiva su relación con el alumno, al que formaba en todos sus aspectos. Su gran personalidad y fuerte carácter, le hacían ser muy respetado, pero ello no impedía hacerse querer de todos (...) Persona de enorme gracia y simpatía, estar con él fuera de la clase o en alguna celebración, era una auténtica delicia, y pasé momentos, a lo largo de tantos años, verdaderamente inolvidables...”.

Imagen

Miguel Barrosa.


Ingresa en el Coro Cantores de Madrid y posteriormente en el Coro del Teatro de la Zarzuela, teatro que fue reinaugurado en 1956. En esta época, participa en sus primeras grabaciones discográficas: aparece como miembro del coro y “cofrade” en la Doña Francisquita de Alfredo Kraus y Ana María Olaria. Su trabajo como corista le da tablas en el escenario y también le permite conocer a grandes cantantes de la época, aunque su verdadera aspiración es convertirse en solista.

El 5 de julio de 1958 es, seguramente, una de las fechas más felices del tenor: se casa en Bujalance con Paquita, que siempre le apoyó en su carrera como cantante. El matrimonio fija su residencia en Madrid, donde Pedro prosigue su trabajo en el coro. Para ganar dinero, no duda en cantar siempre que tiene ocasión, incluyendo fiestas, bodas, funerales, bautizos… Finalmente, el 18 de febrero de 1959 ofrece su primer concierto como tenor solista, junto a la soprano Lola López, con el que obtiene un gran éxito. Según escribió Pedro en su diario:

“Por ser mi primer concierto ante el público, el programa escogido por mí, no era suave ni mucho menos. En la primera parte, alternando con mi compañera, canté dos romanzas, «il fior», de Carmen y «Vesti la giubba», de Payasos. Extraordinaria Carmen, con perfecto filado y un final brillante. Menos extraordinario Payasos, quizá por exceso de nervios y por tanto, escasez de filados. Sin estar mal faltó brillantez a la romanza. En general, la voz, por causas que desconozco, aunque supongo que por los nervios, estuvo falta de brillo y nitidez, especialmente para los que ya me habían oído anteriormente. La segunda parte fue mucho mejor, y el «Adiós a la vida» fue sensacional con mi filado que según algunos, es muy difícil mejorarlo. Bien el Trovador, aunque otras veces lo hago mejor. Extraordinario el duetto de «Cavalleria» en el que la voz brilló como siempre. Fue lo que más gustó al público. Al final, como propina, canté la Mattinata de Leoncavallo, cuyo agudo final fue el mejor que hice.”

En una de las giras con el Coro del Teatro de la Zarzuela, se le presenta a Pedro la oportunidad de suplir al tenor titular y, de esta manera, debuta con la ópera Marina de Arrieta en el Teatro Miguel Fleta de Zaragoza, el 13 de julio de 1959. Tuvo un éxito apoteósico, bis incluido. Aquí escuchamos al tenor, junto al barítono Luis Villarejo, en el célebre brindis:

https://www.youtube.com/watch?v=dBVVIZBW7Jg
https://www.youtube.com/watch?v=9q7oaWf3yQM

Varios factores me hacen pensar que podría tratarse del audio de aquella función, en la que también cantó con Villarejo y se repitió el citado brindis, pero no puedo asegurarlo. :oops: La interpretación de Pedro Lavirgen es vigorosa y juvenil, propia de un cantante que está empezando y que lo da todo en el escenario. Su canto es, incluso, excesivo -sólo hay que ver la manera en la que alarga los agudos, como en el fragmento "y el llanTO al mar". 2:18-2:30-, pero también demuestra que sabe colorear las frases ("Y en pago del tormento, de tanto amar, de tanto amar", 1:56-2:07). Como veremos, con el tiempo Lavirgen irá puliendo aún más su estilo y su voz, pero desde luego estamos ante una versión que quita el hipo.

Es una época feliz en la que también tiene a su primer hijo (llegarían otros cuatro). El 3 de diciembre de ese año, se presenta como solista en el Teatro de la Zarzuela en la zarzuela Bohemios, sustituyendo a un indispuesto Carlos Munguía. Allí comienza a ser un cantante conocido y admirado -como lo demuestra su éxito en La Bruja en 1960, de nuevo supliendo al tenor titular-, pero el contrato como tenor comprimario se le queda pequeño...

_________________
Anche l' idea muor, tu non muori giammai,
tu, l' Eterna canzon!


Última edición por El Chino Cudeiro el 07 Jun 2014 14:28, editado 2 veces en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2013: Pedro Lavirgen.
NotaPublicado: 04 Ago 2013 12:44 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Oct 2008 19:23
Mensajes: 2198
Ubicación: Burgos.
BIOGRAFÍA (II): UNA CARRERA IMPARABLE.


Imagen

Doña Francisquita en el Teatro Campoamor de Oviedo, 1963.


La gran oportunidad de Pedro llega en 1961, cuando es contratado por el célebre director teatral José Tamayo como tenor solista en la Compañía Amadeo Vives. Con ella debuta, ya como protagonista, en la zarzuela Doña Francisquita (Teatro Pérez Galdós de Las Palmas, 18 de abril de 1961). Pocos días después, triunfa en el mismo teatro con Bohemios y La Viuda Alegre (en español). Son meses de giras y conciertos, en los que va labrando una imagen de tenor profesional y entregado que será uno de sus rasgos característicos. También en esta época realiza sus primeras grabaciones discográficas para el sello Hispavox: La Linda Tapada (1959), Luisa Fernanda, Los Gavilanes, El Retablo de Maese Pedro (1960)…

En sus giras, triunfa con Marina, Carmen –debuta esta ópera, en italiano, en la plaza de toros de La Coruña, en agosto de 1962- y, sobre todo, con Doña Francisquita. Gracias a su éxito en Madrid con esta zarzuela en diciembre de 1962, obtiene el Premio Nacional de Teatro 1961/62 de interpretación lírica. Aunque incorpora nuevos títulos a su repertorio –El Caserío, Alma de Dios- y triunfa con el repertorio zarzuelístico, las inquietudes artísticas de Pedro se orientan a la ópera. Ve que tiene voz y posibilidades para ello, como lo demuestran sus éxitos con la ópera Carmen.

En marzo de 1964 vuela a Italia para una audición. Con la carta de recomendación de su maestro, acude a la prestigiosa agencia ALCI de Milán –que había lanzado la carrera en Italia de artistas tan importantes como Mario del Monaco, Bruno Prevedi o Jaume Aragall-, presidida por Alessandro Ziliani. El tenor selecciono algunas arias y empezó por las más difíciles de Aida, La Forza del Destino y Turandot. El maestro Zilliani le pidió que cantara la escena completa del tercer acto de Il Trovatore. Tras ello Zilliani le dijo:

“Le voy a decir dos cosas, una muy mala y otra muy buena. Empiezo por la mala: Eres un desastre cantando. Tienes una pronunciación horrenda del italiano, inaudible; el fraseo, el estilo... ¡es inadmisible!... Parece mentira que Barrosa que vive en España... Ahora le voy a decir la buena: tienes una voz… una voz absolutamente fuera de lo corriente…es una de las voces que me gustan. Tiene un gran porvenir y corrigiendo lo que le acabo de decir, que es muy corregible, puedes hacer una gran carrera de canto. Y no me he equivocado nunca...”.

Tras un exitoso concierto en Gijón –en el que combina con maestría las canciones, romanzas de zarzuela y arias de ópera-, regresa a Milán donde se instala durante aproximadamente un mes, para estudiar el repertorio, la dicción y el estilo italianos con el maestro Alberto Soresina. Es un alumno que aprende rápido, y Alessandro Ziliani, en el mes de junio, lo lleva a audicionar a la famosa Scala de Milán, donde coinciden varios empresarios teatrales que buscan nuevos valores. El empresario del Teatro Bellas Artes de México, impresionado por su voz, le contrata para cantar Aida en septiembre. Tras cumplir sus compromisos con la compañía Amadeo Vives –sigue triunfando con Marina, Doña Francisquita y Carmen-, llega el tan esperado debut en el teatro mejicano el 12 de septiembre de 1964: Aida, junto a dos grandes: Antonietta Stella y Robert Merrill.

Imagen

Aida en México, 1964.


Las críticas ensalzaron su labor en esta ópera:

«Sus fáciles y bellos agudos estuvieron respaldados por su poderosa presencia física. Su «Radamés» centelleó con hermosos sonidos. El señor Lavirgen es un tenor que proyecta una viril personalidad, tanto vocal como escénica».

Su carrera operística será imparable a partir de entonces. Tras romper con la Compañía Amadeo Vives por desacuerdos con el director José Tamayo –volverá a colaborar con la compañía en ocasiones puntuales-, debuta en el Liceo de Barcelona -19 de noviembre de 1964- con su ópera fetiche, Carmen. Fue una gran noche para él:

“Pedro Lavirgen triunfó plena y rotundamente en un Don José perfecto, tanto como cantante como actor, y que, sin duda, perdurará en la memoria de todos los presentes como modelo de interpretación. Supo cantar los dos primeros actos en la línea lírica que requieren, surgiendo en el tercero, y cuarto el tenor de acentos dramáticos, emocionantes y penetrantes. Actuación completa; de «divo», que difícilmente podrá ser superada. En el «aria de la flor» la ovación fue clamorosa, oyéndose numerosos «bravos» y peticiones de «bis». Al final de la representación el público en pie ovacionó «braveó» entusiásticamente tan extraordinaria actuación”.

Conviene detenerse un poco en esta función, que tiene algunas anécdotas jugosas. Entre el público, había dos grandes cantantes, Hipólito Lázaro y Marcos Redondo, que comentaron lo que veían en el escenario. El barítono dijo:

“Si este joven no se estropea dará mucha guerra […] Si llega al final de la ópera con suficientes fuerzas, como la ha empezado, será difícil encontrar a un Don José mejor”.

Tras el segundo acto, que incluye la célebre aria de la flor, Hipólito Lázaro señaló que Lavirgen era el legítimo sustituto de Fleta.

Imagen

Pedro Lavirgen, junto al barítono Marcos Redondo (1965).


Desde entonces, Lavirgen será uno de los tenores más queridos del Liceo, donde cantó durante 18 temporadas seguidas y otra más al final de su carrera. Como curiosidad, hay que señalar que al día siguiente de presentarse Lavirgen con Carmen, también debutaba en el Liceo como tenor protagonista Jaume Aragall (La Bohème, con la soprano Virginia Zeani).

Aunque sigue siendo muy apreciado como tenor de zarzuela, su carrera se va centrando cada vez más en la ópera. Vuelve al Teatro Bellas Artes de México -5 de octubre de 1965- para debutar otro de sus papeles más célebres: el del príncipe Calaf en Turandot. Comparte cartel con dos de las grandes: Birgit Nilsson y Montserrat Caballé:

“Destacamos ese insospechado triunfo del joven tenor español porque el público sabe que puede esperar de la Nilsson –la más célebre Turandot de la actualidad – y de la hermosa calidad vocal de la Caballé. Aparte de su buena y romántica presencia, Lavirgen cantó el papel de Calaf con bello y emotivo timbre, agudos radiantes y vigor muy viril. Es opinión general que –después de la muerte de Jussi Bjoerling (1960) –sólo Franco Corelli puede rivalizar con Lavirgen en la interpretación de ese papel. Si Lavirgen logra cimentar con una sólida técnica sus excepcionales facultades naturales, es muy posible que – después de la Callas y la Caballé– sea este tenor el tercer cantante que, desde México, emprende una gran carrera internacional”.

A finales de año, vuelve con éxito al Liceo para cantar Cavalleria Rusticana, que había debutado en Madrid pocos meses antes. En la última función, como agradecimiento a su calurosa acogida en el teatro barcelonés, canta también Pagliacci, añadiendo a su repertorio otro título que le dará grandes satisfacciones.

En 1966 fija su residencia en Milán, donde tendrá mayores posibilidades de desarrollar su carrera operística. El modo en que llegó allí es curioso: gracias al dinero obtenido por una actuación televisiva, compra un Seat 600 de segunda mano y, recién sacado el carnet de conducir, se traslada con su mujer y dos de sus hijos a Italia. Durante el trayecto el coche tuvo una avería y el mecánico le dijo:

“...sei un asesino, sei un asesino! Cómo ha podido un cabeza de familia salir en estas condiciones”. :lol:

Ya en Milán –donde sigue grabando para el sello Hispavox-, durante una audición en el Conservatorio Superior se “topó” con el gerente del Metropolitan, Rudolf Bing:

“Cuando terminé Aida, hizo una cosa Rudolf Bing que no había hecho con ninguno de los que yo había visto hasta ese momento, por lo menos de los que yo había visto, y es que, desde la última fila de butacas, en la oscuridad en que estaba, avanzó hasta el escenario de butacas de la sala de conciertos y me dijo: «Muchacho, ¿tú te puedes esperar hasta el final de la audición?». Cómo no; me esperé, y a las 7’30 aproximadamente de la tarde, terminadas las audiciones, entonces vino, habló conmigo, él y su secretaria, y me propusieron cantar en el Metropolitan de Nueva York”.

Mientras esperaba tan ansiado debut en el Met –que llegaría con Tosca, en diciembre de 1968-, se presenta en la Staatsoper de Viena con Pagliacci –1966: allí cantaría 14 temporadas seguidas, siendo un cantante muy querido por el público vienés-, se da a conocer en suelo italiano- destacando una exitosa Tosca en Nápoles, bis incluido, y un “anecdótico” Lohengrin en Catania- y debuta en EE.UU. en 1967 (Pittsburgh, una Lucia di Lammermoor con Renata Scotto y Manuel Ausensi). Escuchamos al tenor en esta rara incursión belcantista -de hecho, sólo volverá a interpretar esta ópera en Estambul, en mayo de 1969 y, en el Liceo, en enero de 1976-, concretamente en el recitativo y aria del tercer acto. La grabación es del 28 de octubre de 1967:



Sorprende la capacidad de Lavirgen para plegarse a la delicadeza de esta música, como demuestra en el recitativo inicial, con bellas y matizadas frases ("Tu delle gioie in seno", 3:28-4:00). En el aria, se muestra vigoroso, con un brillante agudo final que hace las delicias del público.

Consolida su presencia en el Liceo de Barcelona (Carmen con Bumbry, María del Carmen de Granados y triunfal Aida) y en el Teatro Bellas Artes de México (por su interpretación en 1966 de Aida, gana la “Medalla de Oro al mejor cantante masculino extranjero”). También debuta en otras óperas emblemáticas como Norma (México), Il Trovatore (Budapest) y Don Carlo (Barcelona), esta última con anécdota incluida. Durante la primera representación -10 de noviembre de 1968-, al comienzo del aria de entrada "Io la vido suo sorriso", el tenor se desmayó, cayendo sobre el escenario. Tras ser atendido por el médico y descansar un rato en su camerino, se reanudó la representación y Pedro cantó con su pasión de siempre.

Imagen

Don Carlo en el Liceo (1968), con Manuel Ausensi.


Como vemos la agenda del tenor es muy apretada y, a los éxitos en España, se suma el reconocimiento en los grandes teatros extranjeros. Poco después del citado debut en el Metropolitan, el Liceo de Barcelona le premia con la Medalla de Oro en un intermedio de Il Trovatore (conviene recordar que esta distinción se creó en 1954, para premiar a una de las cantantes más queridas del Liceo, Renata Tebaldi). Fue una de las noches más emocionantes del tenor: “en medio de una tempestad de aplausos y bravos”, el célebre empresario del coliseo barcelonés Juan Antonio Pamias le hizo entrega de la medalla. Junto a su maestro Miguel Barrosa, que fue reclamado en el escenario, Pedro fue aclamado por un gran número de aficionados, que le transmitieron su admiración en el teatro y alrededores durante varias horas.

ImagenImagenImagen

Homenaje en el Liceo, 22 de diciembre de 1968.

_________________
Anche l' idea muor, tu non muori giammai,
tu, l' Eterna canzon!


Última edición por El Chino Cudeiro el 07 Jun 2014 14:44, editado 2 veces en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2013: Pedro Lavirgen.
NotaPublicado: 04 Ago 2013 14:08 
Desconectado
Div@
Div@

Registrado: 05 Ago 2007 22:51
Mensajes: 4229
Como bien ha citado el autor del hilo, el Chino Cudeiro, Pedro Lavirgen fue un fiel asiduo al Gran Teatro del Liceo de Barcelona y fue, uno de los 4 grandes D. José que intervino en la conmemoraciòn del centenario de la òpera CARMEN. Estos fueron los repartos, de esas 4 funciones de la òpera de Georges Bizet. ( existen audios històricos de estas funciones ).

Los casts completos y sus fechas:

25/12/74 : ROSALIND ELIAS/FAYE ROBINSON/RICHARD TUCKER/ FRANCO BORDONI ( última actuaciòn en vida y en teatro del tenor Tucker que falleciò subitamente, unos 13/14 dias después )

27/12/74 : JOYCE DAVIDSON/GABRIELLA NOVIELLI/ GILBERT PY/ STEJAN POPOV

30/12/74: ELENA OBRATZSOVA/ MARIA FLETA/ PLACIDO DOMINGO/ JUSTINO DIAZ

2/1/75 : GRACE BUMBRY/CARMEN HERNANDEZ/PEDRO LAVIRGEN/ FELICE SCHIAVI

El maestro concertador de las 4 funciones, fue el francés Paul Ethuin


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2013: Pedro Lavirgen.
NotaPublicado: 05 Ago 2013 10:25 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Oct 2008 19:23
Mensajes: 2198
Ubicación: Burgos.
BIOGRAFÍA (III): "EL CORDOBÉS DE LA ÓPERA".


Imagen

Pedro Lavirgen en Nápoles, 1972.


El tenor comienza a ser tan popular que en Barcelona se le conoce como "El Cordobés de la Ópera", en alusión al torero Manuel Benítez, muy en boga entonces. La carrera de Pedro prosigue triunfal e incorpora nuevas óperas a su repertorio: Madama Butterfly (Philadelphia, 1969), Adriana Lecouvreur (junto a la soprano Magda Olivero en Connecticut, 1969), Rigoletto (Dublín, 1970), Andrea Chénier (también en Dublín), I vespri siciliani (1970, siendo su debut en el Teatro Colón de Buenos Aires), Macbeth (en Baltimore, 1971, junto a Grace Bumbry y el gran Cornell MacNeil) y otra de las óperas que más satisfacciones le dio: La Forza del Destino (Liceo de Barcelona, 1971). También debuta ante el público berlinés (1969: Don Carlo en la Deutsche Oper Berlin,, junto a Pilar Lorengar) y bilbaíno (Carmen en 1971, sustituyendo con éxito al tenor Franco Corelli, y en un reparto con grandes nombres: Viorica Cortez, Mirella Freni y Piero Cappuccilli; también sustituirá a otro gran tenor, Mario del Monaco, en unas funciones de Carmen en Turín).

Se suceden los éxitos y reconocimientos, tanto en España como en el extranjero. Nos detenemos en enero de 1972. Para homenajear al citado empresario Juan Antonio Pamias por sus 25 años al frente del Liceo, participa en una gala lírica junto a otros grandes artistas. En la primera parte cantó el legendario tenor Giacomo Lauri Volpi, que no actuaba en el Liceo desde los años 40. Su "Nessun Dorma" fue brillante y unánimente aplaudido, con el público en pie. El propio tenor italiano recordaba esta actuación como el triunfo más emocionante de sus cincuenta años de carrera. Merece la pena escucharle en este impagable momento:

http://www.youtube.com/watch?v=12kt5jmgZAs

Pedro Lavirgen cantó con gran éxito el "Improvviso" de Andrea Chenier (en el capítulo dedicado a sus papeles operísticos, escucharemos esta formidable interpretación). Como curiosidad conviene citar que fue el artista al que más tiempo aplaudieron aquella noche, tal y como calcularon sus “fans”: Pedro Lavirgen 3´45´´, Lauri Volpi 2´5´´, Montserrat Caballé 1´45´´, Jaime Aragall 1´45´´...

Los años 70 marcan la cúspide de su carrera, en la que se suceden nuevos éxitos: giras por Japón y EE.UU., Turandot en Napolés (1972) y Barcelona (1974, interpretación por la que se le concede el Premio de Ópera del Gran Teatro del Liceo), Carmen en Piacenza y Madrid (1973), Il Trovatore en Viena y en Barcelona (1973), Tosca en Mantua (1974)… En estas funciones de la ópera pucciniana, cantó junto a Virginia Zeani y Aldo Protti, sustituyendo al tenor Giuseppe Giacomini. El éxito fue tal que tuvo que bisar sus dos arias y los Amigos de la Lírica organizarán, en honor del tenor revelación del Teatro Sociale de Mantua, un concierto-homenaje en el que le hacen entrega de una Medalla de Oro en reconocimiento de sus méritos artísticos.

Imagen

Carmen en el Teatro Municipale de Piacenza, junto a la mezzo Viorica Cortez (1973).


El Ministerio de Educación y Ciencia de España le habilita para impartir clases, y desde 1973 a 1978, Pedro ejerce como profesor interino del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Poco a poco, se va ganando al público de los grandes teatros italianos. Se presenta en la Arena de Verona con Aida (1974) que, días antes, habían cantado en ese mismo escenario Plácido Domingo y Carlo Bergonzi. Una de las funciones tuvo que suspenderse en el cuarto acto por el mal tiempo:

“Aida es una ópera, en la que el cantante padece una enorme tensión, un gran terror porque el tenor está desde el principio en el escenario. En aquella Aida areniana estaba nublado; había 27.000 espectadores a los que se le entregaron velas que, vistas desde el escenario, ofrecían un aspecto fantasmagórico. El tenor, atendiendo al desarrollo de la escena, aguardaba el momento de su intervención, estaba con los ojos cerrados tan ensimismado en su papel y tan aterrorizado que, cuando le tocó decir su frase soltó las primeras palabras y entonces vio que no había nadie delante, porque había comenzado a llover y los músicos se habían tenido que resguardar. ¡Estaba tan concentrado que ni se dio cuenta!”.

En la temporada 1974-75, Pedro Lavirgen canta cuatro óperas en el Liceo de Barcelona: La Forza del Destino, Carmen, Macbeth y La Dolores. De las funciones de Carmen nos ha informado el forero tucker, al que agradezco su aportación. :wink: No he encontrado audios de aquellas legendarias funciones, si alguien se anima a comentarlas, bienvenido sea. Para ilustrar el Don José de Pedro Lavirgen, del que hablaremos más adelante, escucharemos esta interpretación del aria de la flor (grabada en Caracas), en la que el tenor hace gala de su sólido fiato ("...je m'enivrais et dans la nuit...", 1:25-1:34) y de un fraseo vehemente, pero también matizado ("Puis je m'accusais de blasphème...", 2:11-2:33).

https://www.youtube.com/watch?v=A4pqC_ZSHFc

Por fin, llega el tan esperado debut de Pedro Lavirgen en el Teatro alla Scala de Milán: el 5 de febrero de 1976 canta Aida, junto a Caballé y Cappuccilli, bajo la dirección de Thomas Schippers:

“El lógico nerviosismo de la presentación no fue impedimento para que Lavirgen afrontara ya el primer día con impecable afinación y gran línea de canto su temida romanza inicial. Los aplausos de su primer «Celeste Aida» se multiplicaron día a día en tremendas ovaciones y ¡bravos! que premiaban la generosidad desbordante de medios y de expresión con que interpreta la difícil aria. Derramando nobleza y elegancia en la voz y el fraseo durante los dos primeros actos, a nadie pudo escapar la belleza y el mordiente de su timbre y la verdad de una técnica eficiente y segura. En el tercer acto, siempre seguro de sí mismo y con posibilidad de lucir sus portentosas facultades, enloquecía al público haciendo gala de un temperamento sobrecogedor y escalofriante, unos «fiatos» que dejaban sin aliento al espectador, una voz madura, robusta y noble en toda su extensión, y unos agudos seguros, amplios y potentes que desbordaban la emoción hasta entonces contenida de los espectadores tras la esperada frase «Sacerdote, io resto a te». Siempre impecable y arrollador en el dúo con «Amneris» al que imprime una fuerza insuperable, llegó cada día a la escena final con «Aida» pletórico de facultades y compenetrado siempre con la prodigiosa Montserrat Caballé, supo dar desbordante patetismo y emoción a cada nota, cantando con voz brillante y cálida, emitida con seguridad y perfección en los matices sonoros, por lo que el público, mantenido en tensión por la sublime expresividad de ambos artistas, se desfogaba al concluir la función con estruendoso griterío que reclamaba ante el telón una y otra vez a ambos protagonistas. Grande y merecido pues el éxito de un tenor excepcional: Pedro Lavirgen”.

Imagen

Pedro Lavirgen como Radamés.


Escuchamos al tenor en dos páginas de su debut milanés. En el aria "Celeste Aida", con la voz aún fría, algunas notas suenan un poco duras; pero a la interpretación no le falta empuje y valentía, como demuestra al cantar el espinoso fragmento "...ergerti un trono vicino al sol..." (2:27-2:38) en un solo aliento. En el dúo con Aida, la voz suena más brillante y esculpe con maestría la bella frase "Sovra una terra estrania..." (1:41-2:22)


http://www.youtube.com/watch?v=94AXOcjT4fg

Poco después canta por primera vez el Otello verdiano (Mahón, abril de 1976). Tras Tosca y Turandot en Viena, viaja a Venezuela para abrir con Il Trovatore la temporada de ópera del Teatro Municipal de Ópera de Caracas. Sin embargo, la función no pudo representarse, pues el tenor fue secuestrado junto al director de la función, Michelangelo Veltri, y la mujer de éste, por el chófer que los llevaba al teatro y otros cómplices. Afortunadamente, todo terminó en un susto, pues los secuestradores les acabaron liberando. Según comentó el tenor:

“No tuvieron palabras fuertes, ni nada parecido a política, por el contrario, quienes nos secuestraron tenían todas las apariencias de ser conocedores de nuestra personalidad y de lo que somos dentro de la ópera, a pesar de que nos pedían disculpas del hecho. En ningún momento nos pidieron dinero, ni joyas”.

Imagen

Turandot en Milán, 1976.


Tras el curioso incidente de Caracas, Lavirgen vuelve a la Scala de Milán para cantar Turandot, en una interpretación dirigida por Zubin Mehta. En España, debuta I Masnadieri en Bilbao (septiembre de 1976), dirigido por el “secuestrado” Michelangelo Veltri y junto a colegas reconocidos como Cristina Deutekom, Matteo Manuguerra y Bonaldo Giaiotti.

_________________
Anche l' idea muor, tu non muori giammai,
tu, l' Eterna canzon!


Última edición por El Chino Cudeiro el 07 Jun 2014 14:46, editado 2 veces en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2013: Pedro Lavirgen.
NotaPublicado: 05 Ago 2013 14:27 
Desconectado
Div@
Div@

Registrado: 05 Ago 2007 22:51
Mensajes: 4229
De las 4 CARMEN liceístas, dic.74 más la que cantaron Bumbry y Lavirgen, tengo el audio que me pasaron privadamente de dos de ellas ( la de Obratszova/Domingo y la de Elias /Tucker).
Al regreso de vacaciones, trataré de averiguar si existe esa grabación en audio de la función con Pedro y la Grace.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2013: Pedro Lavirgen.
NotaPublicado: 06 Ago 2013 13:45 
Desconectado
Solista
Solista

Registrado: 13 Sep 2008 16:42
Mensajes: 614
El Chino Cudeiro escribió:

En una de las giras con el Coro del Teatro de la Zarzuela, se le presenta a Pedro la oportunidad de suplir al tenor titular y, de esta manera, debuta con la ópera Marina de Arrieta en el Teatro Miguel Fleta de Zaragoza, el 13 de julio de 1959. Tuvo un éxito apoteósico, bis incluido. Aquí escuchamos al tenor, junto al barítono Luis Villarejo, en el célebre brindis:
(...)

Varios factores me hacen pensar que podría tratarse del audio de aquella función, en la que también cantó con Villarejo y se repitió el citado brindis, pero no puedo asegurarlo. :oops:


Es una época feliz en la que también tiene a su primer hijo (llegarían otros cuatro). El 3 de diciembre de ese año, se presenta como solista en el Teatro de la Zarzuela en la zarzuela Bohemios, sustituyendo a un indispuesto Carlos Munguía. Allí comienza a ser un cantante conocido y admirado -como lo demuestra su éxito en La Bruja en 1960, de nuevo supliendo al tenor titular-, pero el contrato como tenor comprimario se le queda pequeño...




Ante todo, felicitarle por el fantástico trabajo que está haciendo.
Si bien, me gustaría colaborar un poco en detallar los comienzos del fantástico tenor Pedro Lavirgen, que no son fáciles de aclarar sin las fuentes de la época.
Como bien indica, fue el 13 de julio de 1959 cuando debuta, pero lo hace sustituyendo a Carlos Munguía en una Marina en Zaragoza, donde el barítono era Renato Cesari, como os dejo testimonio en la foto siguiente (Carlos Munguía a la izquierda y en el otro extremo Renato Cesari, estando en el medio un joven coralista llamado Pedro Lavirgen).

http://postimg.org/image/5ylmrm9p1/

Es por ello, que dicha grabación con Villarejo no puede ser de aquellas funciones; aunque probablemente se radiara porque en principio, las funciones las iba a cantar un joven tenor canario que había debutado hacía un año en El Cairo y en Málaga que enfermó y lo sustituyó Munguía hasta que lo reemplazara Lavirgen).

En cuanto a la reestructuración de la obra "Bohemios" que se hiciera en 3 actos en 1958, allí fue contratado el señor Lavirgen sin sustituir al tenor vasco, puesto que se necesitaban dos repartos, y para entonces, la trayectoria de Don Pedro había comenzado (no solo en 1959, sino que venía haciendo muchos solos con el Coro de Cámara en las grabaciones de zarzuela, donde es fácil reconocerlo haciendo pequeños solos en las grabaciones de Columbia y Alhambra -óigase "El chaleco blanco" si no me falla la memoria-).

(Cartel de la función número 100 de Bohemios donde se ve que Lavirgen y Munguía compartían funciones)
[img=http://s24.postimg.org/5ots0nvk1/10000000000002880000077_DE5_BEEECB.jpg]


Un saludo muy afectuoso


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2013: Pedro Lavirgen.
NotaPublicado: 06 Ago 2013 15:11 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Oct 2008 19:23
Mensajes: 2198
Ubicación: Burgos.
Muchas gracias por la aportación y la corrección, Melchior. :wink: Siguiendo la tesis de Ana Belén Cañizares, pensaba que Lavirgen sustituyó en aquella Marina de 1959 al tenor mejicano Julio Julián, así que le agradezco la aclaración que ha hecho.

Conviene recordar que en aquellos años, al comienzo de su carrera, el coralista Lavirgen tenía por costumbre aprenderse las partes de solistas de las obras en las que participaba, por si se le presentaba la ocasión de cantarlas, como ocurrió en Zaragoza. Y tiene mérito que para preparar la función del 13 de julio -en la que compartió escenario con la soprano Estrella Alsina-, sólo pudiese hacer un ensayo con el director, sin quedarle tiempo para ensayar los números de conjunto y los movimientos escénicos. El éxito, sin embargo, fue mayúsculo, a pesar de los nervios. Tras el debut cantó algunas funciones más:

“En la segunda toda la emoción de la primera se me acumuló en un gran estrés, físico y mental. Cuando llegué a cantar estuve muy asustado. El maestro me vio muy apurado y me dijo que si quería me trasportaba los números de la salida, a lo que negué porque quería empezar bien la carrera y debía afrontar los nervios. La tercera y cuarta función fueron dos triunfos enormes, más grandes que en la primera”.

Otra anécdota curiosa: tras el debut zaragozano, el joven Pedro Lavirgen envió a sus padres el siguiente telegrama: “Debut Marina. Repetición brindis. Creo que he gustado y estoy muy contento. Os quiere. Pedro”.

Con el barítono Luis Villarejo, cantó Marina en, al menos, tres ocasiones: en Oviedo (junio de 1962), Sevilla (mayo de 1965) y Santander (agosto de 1965). Quizás se trate del audio de alguna de esas funciones o de algún concierto.

Respecto a Bohemios, en la citada tesis se indica lo siguiente:

"Hasta entonces, un único tenor, Carlos Mungía, había cantado todas las funciones de tarde y noche de Bohemios; pero sufre una súbita indisposición que le retiene en cama. Ante esta situación, Roberto Carpio, director adjunto, informa a Lola Rodríguez y a Ramón Tamayo que el corista Lavirgen tiene estudiado dicho papel. Así, tras la aprobación del maestro Ferrer, nuevamente, sin apenas ensayar nada, hace su presentación en Madrid, con Bohemios, en un segundo debut que casi nadie conoce. Fue el día 3 de diciembre de 1959".

Un saludo afectuoso.

_________________
Anche l' idea muor, tu non muori giammai,
tu, l' Eterna canzon!


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2013: Pedro Lavirgen.
NotaPublicado: 06 Ago 2013 15:22 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 28 Ene 2008 1:47
Mensajes: 4501
Ubicación: Costasoleña.
Melchior, se refiere a Kraus, ¿verdad?
Corrección a la corrección: Don Alfredo Kraus llegó a las temporadas malagueñas algo más tarde, concretamente el 30 de enero de 1962 con I pescatori di perle (dos funciones), repitiendo en febrero con Manon; regresa normalmente en esos meses (muy agradables por lo general en esta ciudad) en enero de 1963 con Rigoletto, Favorita, ; en febrero de 1964, con Puritani, Lucia; febrero de 1965 con Traviata, Elisir; en febrero de 1967 da un recital completísimo; en enero de 1969 canta su Werther y en febrero de 1970 interpreta Don Pasquale, Fausto...
Y sobre cancelar por enfermedad, es de lo más normal; raro en el maestro pero no era Mozart; de todas formas, también le tocó a él suplir y en plazas complicadas, en situaciones más que apuradas:
Casi al final nos dice dónde y cómo.
http://www.youtube.com/watch?v=8ijVweLc9x4

Ahora que recuerdo, también suplió (ya mayor) a otro teneo (siento autocitarme, pero es que la historia de ese Faust fue así):

1986
Alain Guingal
Faust Alfredo Kraus
Méphistophélès Nicolai Ghiuselev
Wagner Tito Turtura
Valentin Roberto Coviello
Siebel Ambra Vespasiani
Marguerite Ana Maria Gonzalez
Marthe Wilma Colla
Orquesta: Sinfonica dell'Emilia Romagna Arturo Toscanini
Coro: Teatro Regio de Parma
Grabado en directo
Hardy Classic


Curiosa historia; se representa un Faust, falla el protagonista, no están disponibles Vanzo ni Araiza...¡Pero sí Kraus! Y ahí lo tenéis, casi 20 años después de cantarlo por vez primera(1969)cómo revalida el rol, con su elegancia particular y su clase. A su lado la siempre sorprendente(la dicción no era lo suyo)soprano coloratura Ana Mª. González, Margarita experimentada. No se ve muy bien, pero ahí está el testimonio del Maestro.


Enhorabuena por la labor con Don Pedro Lavirgen. Ahí seguimos.

_________________
"La libertad,el más precioso don que nos dieron los cielos;por ella se debe aventurar la vida;el cautiverio,el mayor mal que nos puede venir."


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2013: Pedro Lavirgen.
NotaPublicado: 06 Ago 2013 15:24 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Sep 2009 1:35
Mensajes: 1388
Melchior escribió:
os dejo testimonio en la foto siguiente (Carlos Munguía a la izquierda y en el otro extremo Renato Cesari, estando en el medio un joven coralista llamado Pedro Lavirgen).

http://postimg.org/image/5ylmrm9p1/

¡Menudo maquillaje!... El pobre Renato Cesari parece Sitting bull.

_________________
http://www.chorizosypolacos.blogspot.com.es/


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2013: Pedro Lavirgen.
NotaPublicado: 06 Ago 2013 19:27 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Oct 2008 19:23
Mensajes: 2198
Ubicación: Burgos.
BIOGRAFÍA (y IV): LOS AÑOS DE MADUREZ.


Imagen

Simon Boccanegra en Madrid (abril de 1982).


A partir de 1977, la carrera de Lavirgen toma un ritmo más pausado. Dos años antes, se había trasladado con su familia de nuevo a Madrid, con el fin de tomarse las cosas con más calma. El tenor ya no se encuentra en plenitud de facultades y algunos problemas de salud le aconsejan rebajar el ritmo frenético de actuaciones de años anteriores. En junio de ese año toma parte en una aplaudida La Forza del Destino en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, junto a Rita Orlandi-Malaspina, Piero Cappuccilli y Bonaldo Giaiotti.

“En la Zarzuela sucedió así, y el público fue literalmente arrebatado por el torbellino sonoro. Hace pocos años, en el mismo teatro, Bergonzi y Cappuccilli realizaron el milagro que el domingo anterior se repitió y aumentado por la voz del mismo Cappuccilli, la primera del mundo en su cuerda en este momento para el estilo verdiano, y la de nuestro compatriota Lavirgen, que dentro del mismo, que tan bien sirve, brilló con sus mejores sonidos en los pasajes más exigentes y genuinos de la ópera con la excepción de la modulación en la «mezza voce» flexible, que a su cuadratura no se le debe pedir en el dúo del juramento. Su aria del tercer acto fue un modelo de color y brillo dramáticos y su cuarto acto fue colosal, tanto en el gran dúo con Cappuccilli, que declamaran perfectamente y remataron con el doble agudo sostenido, nítido y arrebatador, como en el patético terceto final.”

Aún debuta nuevas óperas como Ernani (Valencia) e I due foscari (Barcelona). Tras más de un siglo sin representarse en Barcelona, esta última fue escogida para abrir la temporada 1977-78 del Liceo, pero no logró el éxito de público esperado. En aquellos años convulsos, no estaba bien visto ir a la ópera y el publico temía represalias por acudir (fue la “época de los tomates”, ya que la gente que iba al Liceo era recibida a tomatazos por algunos sujetos descontentos).

En 1978, tras cantar Adriana Lecouvreur en Barcelona, Carmen en Viena, Il Trovatore en Besançon y Tosca en Turín, participa en las conocidas funciones de Norma del Teatro de la Zarzuela de Madrid, con un cartel impresionante: Caballé, Lavirgen, Cossotto y Vinco, dirigidos por el maestro Enrique García Asensio. La interpretación de Lavirgen en la primera función, quedó un poco deslucida por su reacción airada ante el silbido de un espectador:

“Con su temperamento y entrega en los agudos, no siempre consiguió que éstos fueran perfectos y un espectador no se lo perdonó, silbándole al salir a saludar. Ello motivó uno de los momentos más tristes de la historia del Festival. La reacción no se hizo esperar y le contestó con un insulto, que agravó la situación al ponerse gran parte del público a favor del autor del silbido, pero lo peor vino al volver a reaccionar el tenor cuando estaba saludando con todo el elenco. Mala pasada le jugaron los nervios al gran Pedro Lavirgen y la pagó, pero todo quedó perdonado al excusarse en la función siguiente, en un suelto que añadió al programa de mano, con lo cual demostró su gallardía y caballerosidad, que le han llevado a pasear su nombre por los principales teatros del mundo”.

Menos polémicas fueron las funciones de Carmen en Edimburgo, junto a Teresa Berganza y Claudio Abbado; o su gira en Bélgica, donde canta Un Ballo in Maschera, Otello y Aida.

En noviembre de 1978 termina el rodaje de la serie "Estrellas españolas de la ópera", una producción de TVE de trece episodios, presentados por el célebre actor Fernando Rey, que resumen la trayectoria de grandes artistas españoles: Teresa Berganza, Montserrat Caballé, Pilar Lorengar, Alfredo Kraus, Plácido Domingo, José Carreras, Ángeles Gulín, Pedro Lavirgen y Vicente Sardinero. En el dedicado a Pedro Lavirgen -emitido por televisión en julio de 1979 -, el tenor bujalanceño cuenta su dura infancia y nos permite ver los escenarios reales de sus recuerdos. Para ilustrar su voz, en el espisodio se incluyen cuatro fragmentos operísticos que muestran que aún tiene mucho que ofrecer:

https://www.youtube.com/watch?v=IwQy14kgn7Y
https://www.youtube.com/watch?v=0M0xr65s7-c
https://www.youtube.com/watch?v=hLf8212UmWg
https://www.youtube.com/watch?v=RdYvqWnJ608
https://www.youtube.com/watch?v=CiqtQ8DPlqI

En plena madurez artística, Pedro piensa en su faceta docente cuando se retire de los escenarios. Hay que recordar, que de 1973 a 1978 el tenor forma parte del profesorado del Conservatorio Superior de Música de Madrid, aunque su apretada agenda apenas le deja tiempo para estar allí. Con la nueva legislación, sólo podía obtenerse la plaza mediante oposición, así que, aconsejado por su mujer, se presenta al puesto y lo obtiene. Desde entonces se convierte en Profesor de Canto del Real Conservatorio de Música de Madrid. Como curiosidad, señalar que Alfredo Kraus ejercía como vocal en el tribunal. Ya como profesor, se vuelve cada vez más selectivo con su repertorio y número de funciones. Como confiesa en una entrevista en 1979:

“Ya he llegado donde quería, ya no quiero más. Sólo seguir cantado (...) Nunca me he sentido atraído por el divismo. Creo que no va con mi carácter, con mis condiciones naturales, con mis posibilidades; las circunstancias de mi vida me han llevado por otro lado. Soy consciente de a dónde quise llegar y ahí he llegado; ahora sólo aspiro a continuar en la ópera hasta que llegue el momento de dejarlo (...) La formación y vida de un artista no es algo feliz. Hay que formarse, hay que estudiar y hay que trabajar. También hay que sufrir y mucho. Hay que tener un cierto espíritu de sufrimiento para soportar lo que viene en contra, para no desfallecer, para no abandonar (…) Esto no suele darse cuando uno viene a la vida con todo resuelto, con todo al alcance de la mano”.

Sigue cumpliendo con sus compromisos –La Forza del Destino en Barcelona, Aida en Mahón…-, pero sus miras vuelven de nuevo a la zarzuela y a José Tamayo, con quien colabora en la nueva "Antología de la Zarzuela" .

Imagen

Pedro Lavirgen caracterizado como Leandro, de la zarzuela La Tabernera del Puerto.


Este "macroespectáculo", que recoge una selección de fragmentos representativos del género zarzuelístico, se estrena el 21 de agosto de 1979 en la Plaza de Toros de Las Ventas de Madrid, un recinto con un aforo de 17.000 personas. La noche del estreno fue un éxito: 10.000 aficionados jalearon los números. Pedro Lavirgen se encargaba de cantar "Adiós Granada", la canción húngara de "Alma de Dios" y las jotas de La Bruja y La Dolores. Escuchamos al tenor en aquella histórica y emocionante noche:

https://www.youtube.com/watch?v=2dZZIPH3Qps
https://www.youtube.com/watch?v=f75qIQuIQk4
https://www.youtube.com/watch?v=kLYNADd9dR0

Entre 1982 y 1986, el espectáculo se lleva con éxito por España y varios países (Rusia, México, Cuba, EE.UU., Canadá, Israel, Japón…), participando el tenor en más de 500 funciones. Incluso en una fecha tan tardía como 1991, logró un gran triunfo en el Palacio Bellas Artes de México con la Antología:

“De los solistas, pues los caballeros se llevaron mayores palmas, ya que se contó con un gran tenor hispano muy querido en México cuando se hacía grandes temporadas de ópera: Pedro Lavirgen. Sus intervenciones en «La tabernera del puerto», «La bruja» y «La Dolores» fueron decisivas al éxito de estos momentos. Conserva en muy excelentes condiciones sus facultades y realmente fue todo un placer oírle y ovacionarle”.

Aunque reduce el número de sus actuaciones operísticas, todavía tiene mucho que ofrecer. En el Liceo, canta Otello, Turandot (con Caballé y Piero de Palma, que regresa al Liceo tras años de ausencia), y, tras cumplir con sus compromisos en América y España, se despide de la Ópera de Viena (1980) con el mismo título con el que debutó: Pagliacci. En 1981, destacan sus intervenciones con esta misma ópera en el Liceo, Samson et Dalila en México (con Cossotto y Vinco) y, sobre todo, su Otello en Bregenz (alternándose con Plácido Domingo). A finales de año, debuta su primera ópera en euskera: Zigor, de Francisco Escudero. Otra curiosidad: en 1981 participa en el rodaje de la película Victòria! La gran aventura d'un poble, de Antoni Ribas, en la que hace un pequeño papel cantando en playback fragmentos de Lohengrin. En 1982, vuelve al Liceo con Il Tabarro (compartiendo cartel con el gran barítono Giuseppe Taddei) y al Teatro de la Zarzuela con Simon Boccanegra.

Imagen

Otello en Bregenz (1981).


En verano, ofrece varias funciones de Tosca en España, Otello en La Coruña y Carmen en México y Messina. Cada vez más centrado en su labor docente y todavía inmerso en la "Antología de la Zarzuela", en el cuatrienio 1983-86, sólo ofrece tres óperas: Pagliacci en Vigo (diciembre 1983, con Aldo Protti), Tosca en Oviedo (diciembre de 1984) y Carmen en Sabadell (junio de 1986). El noviembre de 1987 inaugura la temporada del Teatro de la Zarzuela de Madrid con El dúo de la Africana, la única incursión de zarzuela cómica de su carrera:

https://www.youtube.com/watch?v=Xg15UGNk99M
https://www.youtube.com/watch?v=FWzxR1k2wjo

1988 es uno de los años más tristes del tenor: fallece su hijo primogénito Antonio Luis y se despide del Liceo con Don Carlo. En 1989 canta Pagliacci en La Habana –“8 minutos de aplausos”- y en marzo de 1990 se despide de los escenarios operísticos con Carmen en Códoba y Murcia. Dice adiós a la ópera, pero no a los recitales. Escuchamos al tenor en el aria "Vesti la giubba" que cantó en La Habana (octubre de 1989). Con 59 años, todavía es capaz de cantar un Canio muy estimable:

https://www.youtube.com/watch?v=8G5Y5C-iW4c

En mayo de 1991 participa, junto a otros grandes cantantes españoles, en la Gala Lírica que sirve para inaugurar el Teatro de la Maestranza de Sevilla. Escuchamos al tenor en la "Canción húngara" de la zarzuela Alma de Dios y en el multitudinario brindis de La Traviata, que clausuró la noche:


https://www.youtube.com/watch?v=6MM4robsM0Q

La del 9 de mayo de 1993 fue una de las noches más felices del tenor: recibe un homenaje en el Teatro Monumental de Madrid, en una gala en la que cantan, entre otros, Aldo Protti –que triunfó con su prólogo de Pagliacci-, Jaume Aragall, Antonio Blancas, Ángeles Gulín, Vicente Sardinero y Alfredo Kraus –que cerró el emotivo concierto con "La donna è mobile". En el homenaje hubo palabras de afecto: de Montserrat Caballé, Jaume Aragall, el director Antoni Ros-Marbà y de José Carreras, quien mencionó la ocasión en que cantaron juntos la jota de La Dolores en La Coruña. Recordemos este momento impagable:

https://www.youtube.com/watch?v=QKpDqErdjTY

El crítico Antonio Fernández-Cid describió esos emocionantes momentos:

“Durante cuatro largas horas fue todo un conmovedor espectáculo advertir el grado de alegría, sorpresa y emoción que el rostro, los irreprimibles movimientos y reacciones de Pedro Lavirgen acusaban. Bien justificado. Porque la avalancha de presencias y de adhesiones, los parlamentos todos registraron una constante, un «leit motiv» que puede constituir su más preciada condecoración: el unánime reconocimiento sobre su calidad humano musical, de persona querida y tenor que volcó siempre el corazón en su voz ancha y poderosa”.

Imagen

Homenaje a Pedro Lavirgen en 1993. Charlando con el barítono Aldo Protti.


También se le hicieron entrega de varias distinciones, siendo quizás las más emotivas la Medalla de Oro del Ayuntamiento de Bujalance y la placa de la familia Aragall: “Para ti, Pedro, por todos esos años que con tu voz nos has cautivado y enamorado”. Se suceden los homenajes en otros lugares, como Bilbao, Bujalance –donde ofreció un recital- y Córdoba.

Pedro Lavirgen sigue dando clases en el Conservatorio Superior de música de Madrid hasta su jubilación en 1995, pero no abandona su compromiso docente con la ópera y la zarzuela, fomentando la carrera de nuevos valores, participando en conciertos e impulsando el Concurso Internacional de canto “Pedro Lavirgen” (1998). En la actualidad aún se dedica a la enseñanza en el estudio de su domicilio madrileño, donde transmite su experiencia a las nuevas generaciones de cantantes. Despedimos la biografía con otra interpretación de madurez, pero llena de sensibilidad y buen oficio: la bellísima romanza "Paxarín, tú que vuelas".

https://www.youtube.com/watch?v=PS9_4Yiss-Y

Espero que hayan disfrutado con la lectura. :) En el próximo capítulo, analizaremos la voz de Pedro Lavirgen.

_________________
Anche l' idea muor, tu non muori giammai,
tu, l' Eterna canzon!


Última edición por El Chino Cudeiro el 07 Jun 2014 14:50, editado 2 veces en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Agosto 2013: Pedro Lavirgen.
NotaPublicado: 07 Ago 2013 6:03 
Desconectado
faroliclass

Registrado: 01 Mar 2006 8:02
Mensajes: 2206
woww qué post! lleno de información tan valiosa, todo un personaje Lavirgen, me encanta su voz bellísima!! :aplauso: :aplauso:


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 99 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 7  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

   
     
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com