Fecha actual 21 Ago 2017 10:28

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 186 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 9, 10, 11, 12, 13  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: La poesía de cada día
NotaPublicado: 04 May 2016 3:47 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Ene 2009 1:19
Mensajes: 1448
Ubicación: Madrid
Un libro de poemas que cantan el amor paterno es una verdadera trampa pegajosa que atrapa toda cursilería posible. Martí tenía tanto talento que la cursilería apenas asoma en su colección Ismaelillo, a la que pertenece este poema:

VALLE LOZANO

Dígame mi labriego
¿Cómo es que ha andado
En esta noche lóbrega
Este hondo campo?

Dígame ¿de qué flores
Untó el arado,
Que la tierra olorosa
Trasciende a nardos?
Dígame ¿de qué ríos
Regó ese prado,
Que era un valle muy negro
Y ora es lozano?

Otros, con dagas grandes
Mi pecho araron:
Pues ¿qué hierro es el tuyo
Que no hace daño?
Y esto dije — y el niño
Riendo me trajo
En sus dos manos blancas
Un beso casto.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La poesía de cada día
NotaPublicado: 23 May 2016 3:55 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Ene 2009 1:19
Mensajes: 1448
Ubicación: Madrid
Del colombiano Guillermo Valencia, un poema colorista y, al fin, simpático. A la manera de Leconte, pero con cierto humor furtivo. Quizás se trate de los mismos camellos que trasladaron el obelisco que canta Gautier, que acabó tundido y molificado por la lluvia y frío parisinos, mientras su gemelo seguía blindándose bajo sol de Egipto.

Los Camellos


Dos lánguidos camellos, de elásticas cervices,
de verdes ojos claros y piel sedosa y rubia,
los cuellos recogidos, hinchadas las narices,
a grandes pasos miden un arenal de Nubia.

Alzaron la cabeza para orientarse, y luego
el soñoliento avance de sus vellosas piernas
-bajo el rojizo dombo de aquel cenit de fuego-
pararon silenciosos, al pie de las cisternas...

Un lustro apenas cargan bajo el azul magnífico,
y ya sus ojos quema la fiebre del tormento:
tal vez leyeron, sabios, borroso jeroglífico
perdido entre las ruinas de infausto monumento.

Vagando taciturnos por la dormida alfombra,
cuando cierra los ojos el moribundo día,
bajo la virgen negra que los llevó en la sombra
copiaron el desfile de la Melancolía...

Son hijos del Desierto: prestóles la palmera
un largo cuello móvil que sus vaivenes finge,
y en sus marchitos rostros que esculpe la Quimera
¡sopló cansancio eterno la boca del Esfinge!

Dijeron las Pirámides que el viejo sol rescalda:
"amamos la fatiga con inquietud secreta..."
y vieron desde entonces correr sobre una espalda
tallada en carne, viva, su triangular silueta.

Los átomos de oro que el torbellino esparce
quisieron en sus giros ser grácil vestidura,
y unidos en collares por invisible engarce
vistieron del giboso la escuálida figura.

Todo el fastidio, toda la fiebre, toda el hambre,
la sed sin agua, el yermo sin hembras, los despojos
de caravanas... huesos en blanquecino enjambre...
todo en el cerco bulle de sus dolientes ojos.

Ni las sutiles mirras, ni las leonadas pieles,
ni las volubles palmas que riegan sombra amiga,
ni el ruido sonoroso de claros cascabeles
alegran las miradas al rey de la fatiga:

¡Bebed dolor en ellas, flautistas de Bizancio
que amáis pulir el dáctilo al son de las cadenas,
sólo esos ojos pueden deciros el cansancio
de un mundo que agoniza sin sangre entre las venas!

¡Oh artistas! ¡Oh camellos de la Llanura vasta
que vais llevando a cuestas el sacro Monolito!
¡Tristes de Esfinge! ¡novios de la Palmera casta!
¡Sólo calmáis vosotros la sed de lo infinito!

¿Qué pueden los ceñudos? ¿Qué logran las melenas
de las zarpadas tribus cuando la sed oprime?
Sólo el poeta es lago sobre este mar de arenas,
sólo su arteria rota la humanidad redime.

Se pierde ya a lo lejos la errante caravana
dejándome -camello que cabalgó el Excidio...-
¡Cómo buscar sus huellas al sol de la mañana,
entre las ondas grises de lóbrego fastidio!

¡No! buscaré dos ojos que he visto, fuente pura
hoy a mi labio exhausta, y aguardaré paciente
hasta que suelta en hilos de mística dulzura
refresque las entrañas del lírico doliente;

Y si a mi lado cruza la sorda muchedumbre
mientras el vago fondo de esas pupilas miro,
dirá que vio un camello con honda pesadumbre,
mirando silencioso dos fuentes de zafiro...


Última edición por gakugeki el 23 May 2016 4:03, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La poesía de cada día
NotaPublicado: 23 May 2016 4:02 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Ene 2009 1:19
Mensajes: 1448
Ubicación: Madrid
Y un pasaje del Don Juan, de Byron. Aquí, los objetos sacudidos por la inclemencia son de carne y hueso.

Mi traslado al español no se cuida de métricas (ni creo yo que pudiera hacerlo), sólo intenta aclarar significados.

Their faces were not made for wrinkles, their
Pure blood to stagnate, their great hearts to fail;
The blank grey was not made to blast their hair,
But like the climes that know nor snow nor hail
They were all summer: lightning might assail
And shiver them to ashes, but to trail
A long and snake-like life of dull decay
Was not for them—they had too little day.

No se hicieron sus rostros para las arrugas,
su sangre pura para estancarse, sus generosos corazones para desfallecer,
ni el vacuo gris se hizo para añublar su pelo,
sino, como los climas que desconocen la nieve y el granizo,
eran todo verano: podría la embestida del rayo,
reducirlos a un escalofrío de cenizas
pero no era su destino prolongar una larga vida
cual serpiente de sorda decadencia, su día era demasiado breve.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La poesía de cada día
NotaPublicado: 23 May 2016 14:04 
Desconectado
Comprimario
Comprimario

Registrado: 26 May 2007 6:54
Mensajes: 324
"añublar" no sabía que existía, = nublar (wikipedia).

Gracias a gaku por toda la poesía en su mayor parte desconocida por mi, y que lo siga haciendo.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La poesía de cada día
NotaPublicado: 23 May 2016 14:24 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 15 Sep 2014 19:40
Mensajes: 2728
Ubicación: ¿Rue del Percebe 13?
Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, "añublar" es una forma en desuso de "anublar", pero que existe y aún está vigente y, por tanto, es perfectamente adecuado su uso. "Nublar" es igualmente correcto, significando lo mismo. Teniendo en cuenta que se trata de una traducción de un poema de Byron (1788-1824) me parece de lo más apropiado utilizar este cultismo. Por otra parte, el poema mismo es una verdadera maravilla.

_________________
"Il n’y a pas de comique en dehors de ce qui est proprement humain"
Henri Bergson


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La poesía de cada día
NotaPublicado: 29 May 2016 11:53 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 21 May 2009 16:34
Mensajes: 4684
29
A veces en desgracia, ante el oro y los hombres,
lloro mi soledad y mi triste abandono
y turbo el sordo cielo, con mi estéril lamento
y viéndome a mí mismo, maldigo mi destino.

Envidio al semejante más rico de esperanzas
y sus bellas facciones y sus buenos amigos.
Envidio a este el talento y al otro su poder
y con lo que más gozo, no me siento contento.

Ante estos pensamientos yo mismo me desprecio.
Felizmente te evoco y entonces mi Natura,
como la alondra al alba, cantando toma altura,
para entonar sus himnos a las puertas del Cielo.

Me da sólo evocarte, dulce amor, tal riqueza,
que entonces, ya no cambio, mi estado por un reino.


80
¡Oh! Cómo desfallezco, cuando de vos escribo,
si sé que hay un espíritu, que usa mejor tu nombre
y gasta en la alabanza toda su fortaleza,
para anudar mi lengua si habla de vuestra fama!

Pero siendo tu mérito, amplio como el océano,
sostiene vela humilde, como la más soberbia.
Mi insolente barquito, inferior a la suya,
aposta, se aventura entre vuestras corrientes.

Vuestra ayuda más leve a flote me sostiene,
mientras él navegando, cruza vuestros abismos,
o si naufrago yo, mi barco no se tasa,
como el de él, que es tan alto y de soberbio porte.

Si me gana es seguro que me echarán de allí.
Lo peor será esto: perdí por amar tanto.

87
¡Adiós! Para tenerte, tú eres ya muy querido,
y sin duda conoces tu valor y tu estima,
el papel de tu mérito, te permite librarte
y mis pobres derechos sobre ti han decaído.

¿Y cómo retenerte si tú no lo consientes?
¿Y para tantos bienes donde están mis valores?
Ante valioso don tarada está mi causa,
y así mi privilegio, de nuevo se distancia.

Te diste sin saber tus méritos de entonces
o el mío -que me diste- quizás sobreestimado,
así, tu rico don, proviene de un engaño,
pero vuelve más puro, basado en mejor juicio.

Así, te habré tenido, en lisonjero sueño,
donde fui rey soñando y al despertar la nada.


Algunos de mis sonetos favoritos de Shakespeare.

_________________
O Wort, du Wort, das mir fehlt!

https://emocionesliricas.blogspot.com.es/


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La poesía de cada día
NotaPublicado: 30 May 2016 4:09 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Ene 2009 1:19
Mensajes: 1448
Ubicación: Madrid
Preciosos.

Probablemente ya lo hayas leído, pero, en todo caso, sospecho que te gustaría Venus and Adonis.

Y gracias a Quentin, por su amabilidad. A ver si se anima a poner algo, que no hay cosa más fácil que citar poemas. El trabajo lo hace otro y uno queda hasta fino :D

Dos poemas más bien humorísiticos, uno muy conocido, que es un capón a Góngora y sus seguidores, de Quevedo:

RECETA PARA HACER SOLEDADES EN UN DÍA
Quien quisiere ser culto en sólo un día,
la jeri (aprenderá) gonza siguiente:
fulgores, arrogar, joven, presiente,
candor, construye, métrica armonía;

poco, mucho, si no, purpuracía,
neutralidad, conculca, erige, mente,
pulsa, ostenta, librar, adolescente,
señas traslada, pira, frustra, arpía;

cede, impide, cisuras, petulante,
palestra, liba, meta, argento, alterna,
si bien disuelve émulo canoro.

Use mucho de líquido y de errante,
su poco de nocturno y de caverna,
anden listos livor, adunco y poro.

Que ya toda Castilla,
con sola esta cartilla,
se abrasa de poetas babilones,
escribiendo sonetos confusiones;
y en la Mancha, pastores y gañanes,
atestadas de ajos las barrigas,
hacen ya cultedades como migas.

Otro, breve, inspirado en las letrillas populares y bastante poco delicado (o "preferido"), del conde de Salinas. La cola no es la de un animal (cuadrúpedo o bípedo), sino la de las vestiduras del obispo:

Yendo de la cola asido
cierto obispo, y de ella atado
un paje muy su privado,
por ser de un cuesco ofendido
la soltó muy preferido.

Fue permisión de fortuna
y un alto y sonado ultraje
y extraño fin de viaje
que se soltasen a una
cuesco, obispo, cola y paje


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La poesía de cada día
NotaPublicado: 06 Jun 2016 5:31 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Ene 2009 1:19
Mensajes: 1448
Ubicación: Madrid
A Pío Baroja le dió por la poesía en su vejez, para escándalo de Pedro Salinas en un artículo llamado "El romanticismo y el siglo XX", en el que decía cosas tremendas del "amargante y amargado" don Pío Baroja (que obviamente le había pisado algún divieso estético o político, no creo que personal): "Tuvimos en el Siglo de Oro romances de germania y jaques, con tono y temas deliberadamente vulgares; pónganse al lado de los de Baroja y parecerán primores de poesía, joyas de aristocracia".

Pero, vamos, realmente, ¿es la cosa para tanto? ¿Acaso no tiene gracia este poema irremediablemente (¿irremisiblemente?) barojiano, llamado Confusión Etnográfica, y que algo tiene de cariñoso saludo a su ilustre sobrino, don Julio Caro?:

Magia, tabús, amuletos,
bramaderas, fetichismo,
cultos de árboles y plantas,
de pedruscos y de ríos.
Carnavales y disfraces,
máscaras y totemismo,
juicios de Dios, matriarcado,
los pigmeos, los negritos,
los aruntas, los bechuanas,
los papúas, los dravídicos,
representantes de un mundo
misterioso y primitivo;
el culto de las serpientes
y los viejos cocodrilos
entre pueblos africanos,
que conservan aún sus mitos;
exogamia y endogamia,
covada, canibalismo,
antropofagia sagrada,
confusión y laberinto,
venganza contra las cosas,
contra animales, castigos,
zambras en medio del bosque,
libertad de los instintos.

Zaratustra en camisón,
jaleando el cuerpecito;
carracas y castañuelas,
tamtam, bombos y platillos,
mágicos y sacerdotes
tatuados hasta el ombligo,
agitando campanillas,
llenos de plumas y anillos,
que bailan con tanto arte
como la bella Chichito;
clubs y pinturas rupestres,
estudio de los cultivos,
de las chozas, los cacharros,
las tenazas y martillos;
todo un mundo extravagante
que se agita en el delirio
en la orilla del Níger
y las riberas del Nilo.

Este folletín del hombre,
de su vida y su destino
es lo más extraordinario,
singular y sugestivo
que puede hallarse en las hojas
de un acreditado libro,
y al lado de él es muy pobre,
muy pomposo y muy ridículo
ese mundo amanerado,
entre romano y semítico,
que nos dan los profesores
como algo definitivo
y que no es muy remoto
ni es tampoco divertido.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La poesía de cada día
NotaPublicado: 06 Jun 2016 9:47 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Dic 2005 13:54
Mensajes: 12750
Ubicación: Madrid
¡Ah, los amores tardíos...!.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La poesía de cada día
NotaPublicado: 13 Jun 2016 5:16 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Ene 2009 1:19
Mensajes: 1448
Ubicación: Madrid
A propósito de amores tardíos.

Me hace tanta gracia este poema de Carolina Coronado que no estoy del todo seguro de no haberlo colgado ya. Es una poeta (para qué decir poetisa; total, poeta ya acaba en -a) generalmente seria, que empezó como romántica de plantilla y quiso ser novelista de ideas sociales, después de aburrir al lector, y sospecho que aburrirse ella, redactando novelones históricos. Es una pena que no le diera más a la tecla de la sátira. Otros poemas suyos divertidos son "A la mujer más fea de España" y "En el álbum de un pedante". Pero no sólo son apreciables sus versos humorísticos.

Dedicó un poema (en la forma de octavas de Pedro de Oña, creo) al olvidado Lista, de quien fue discípula, como tantos otros de su generación, y del que a ver si un día subo algunos de sus versos.

A UN VIEJO ENAMORADO

No lo toméis a consejo,
pues vos para aconsejado
y yo para consejera
inútiles somos ambos:
vos, señor, porque contáis
con muy razonables años
para poder en la vida
dirigiros ya sin ayo,
y esta humilde servidora
por tenerlos muy escasos
para poder con su apoyo
ir por la tierra marchando.
Mas sin ser consejo alguno,
podéis escuchar un rato
cuatro sencillas palabras
que tengo, señor, que hablaros.
Si de provecho no os sirven,
tampoco os serán de daño,
con que prestadme el oído
y os charlaré breve y claro.
Os quejáis de mis desdenes
y el porqué, yo no lo alcanzo,
pues las canas venerables
yo respeto, nunca agravio;
y en fe de verdad tan pura,
jamás consentí escucharos
las voces almibaradas
de, «hermosa, mi bien, te amo»;
por evitar que el ridículo
os hiriera de rechazo,
al responderos el mundo
con su risa y con su escarnio.
Porque, dejaos de aprehensiones,
ninguno creerá el flechazo
de que os doléis con tal pena,
pues Cupido no es tan malo
que fuera en un moribundo
a ensañar su genio bravo.
Más bien la gota, el reuma,
o algún histérico flato
han sido los agresores
de ese cuerpo desdichado;
y vos en reminiscencia
de los amores de antaño,
al encontraros doliente,
os juzgáis enamorado.
Pero señor, ¡en conciencia!
ved que es error, que es engaño
y en vez de atisbar mis rejas,
y espantarme todo el barrio,
tomándome por remedio
de males, que yo no sano,
buscad un doctor que os vea,
y si es un ataque asmático,
os recete y desengañe
del tema que habéis tomado.
A él podéis, si no os remedia,
llamarle «¡insensible, ingrato!»
y todas esas razones
con que os estáis lamentando
de una mujer que no os hizo
más ofensa ni más daño,
que nacer en este siglo,
y no en el siglo pasado.
Tal vez yo de haber nacido
en tiempo de Carlos Cuarto,
de vuestra joven persona
me hubiera también prendado,
como las viejas mujeres
que tiene Dios en descanso,
y que os dejaron memorias
de lo mucho que os amaron
en cartas ya carcomidas
y en rizos apolillados.
¡Cómo ha de ser! Lo dispuso
la suerte tan al contrario,
que entre vos y yo en España
tres monarcas han reinado.
Os lo digo, no por mofa,
vale mucho un hombre anciano,
pero soy caña muy débil
para serviros de báculo;
ni monedas de este cuño
parecen bien en la mano
del que al buscarlas debiera,
ser, al menos, anticuario.
Por lo demás, yo os estimo
como al Arco de Trajano,
como al puente de los moros
como a todo lo que es raro,
porque llega y sobrevive
a los días que alcanzamos.
Cuando pasáis os saludo,
con reverencia, con pasmo;
cuando habláis os oigo absorta,
como si oyera lejanos
los ecos de aquellas voces
que en tiempo del Cid sonaron...
Pero la tos os molesta,
la brisa va refrescando,
y temo os falte la vida
cuando por luenga la aplaudo:
basta pues, cubríos el rostro,
perdonadme y retiraos.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La poesía de cada día
NotaPublicado: 23 Jun 2016 5:29 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Ene 2009 1:19
Mensajes: 1448
Ubicación: Madrid
Me gusta este poema del chileno Hugo Zambelli porque parece una cosilla de las más triviales como de un Meléndez Valdés o Quintana que se hubieran descolgado al siglo XX (y ellos también podían escribir buenos poemas), de esas que fluyen de forma amena y grata hacia el olvido más merecido, pero tiene como un anzuelito al final que te pincha un poco. La palabra "ya", en el penúltimo verso, yo creo que cambia más que ninguna otra el tono del poema.

Por la ventana abierta
a la tarde tranquila,
contemplo el cielo, el agua,
los árboles cargados
con hojas amarillas,
los pájaros que cantan el otoño;
y ya me dice todo que un pedazo
de vida sin decirme adiós me deja.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La poesía de cada día
NotaPublicado: 27 Jun 2016 2:50 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Ene 2009 1:19
Mensajes: 1448
Ubicación: Madrid
Enrique Gallud Jardiel hizo en Hiperión un acopio muy necesario de las poesías humorísticas (como no) de su abuelo Enrique Jardiel Poncela. Son obras de juventud publicadas en revistas de humor en la época en que Jardiel parecía destinado a ser el Wodehouse español. Dotes tenía, pero la almendra esencialmente seria (no diré amarga, porque obtendríamos ácido prúsico) de su carácter le impidió deshojarse de los aspectos digamos que pretenciosos (sentimentales, pesimistas) de su escritura, como sí consiguió hacerlo Wodehouse tras sus primeros libros. Afortunadamente, Jardiel tenía un don de construcción dramática que le permitió cuajar una gran carrera literaria. Recomiendo leer el largo poema con el que comeinza esta colección, Autorretrato. Es demasiado largo para que me anime a transcribirlo aquí, pero hételo allí:
http://jardielponcela.blogspot.com.es/2 ... trato.html

Sus poemas son, decisivamente, poco poéticos. De hecho, sus prosas son a menudo más poéticas que sus poemas. Pero divertidos lo pueden llegar a ser un buen rato.

Un poema en el que empezamos por temer que a Jardiel le pierde su amor a la expresión aparatosa de los sentimientos, pero al final no.

Llanto sobre el cristal

Cuando la luna naciente
trueca por su plata el oro
del sol, apoyo la frente
en el cristal transparente
de mi ventanal y lloro.

Lloro lo que te he querido
y lloro lo que aún te quiero;
lloro lo no conseguido,
lo que tuve y he perdido
y lo que esperé y espero.

Y así he de seguir igual
sin que mi alegría estalle;
pero dejo el ventanal,
porque se moja el cristal
y no hay quien vea la calle.

Un poema con otro tono, absurdista o puerilista:

Ante la estatua de Don Fruela II, en un paseo del Retiro

De todas las estatuas que adornan el paseo
ésta es la más absurda, la más inexplicable.
¿Qué cosa hubo en don Fruela gloriosa y admirable?
Yo, puesto a analizar, no le encuentro ni feo.

Lo mismo por la espalda que de frente no veo
en él nada saliente, a excepción de su sable,
pero vivir de un sable es siempre despreciable,
tanto en el siglo XX como en el medioevo.

¿Por qué entonces te hicieron esta estatua, don Fruela?
¿por qué existió un artífice que se dio ese mal rato?
¿Por qué el gobierno hispano se gastó en ti la tela?

Hubo otros ciudadanos más dignos de ese trato...
Por ejemplo: el primero que comió mortadela
e inició luego al hombre en el bicarbonato.

Un poema más gráfico que métrico:

La Pereza (soneto)
Es la pereza mi sentir, señores
... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...
... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...
... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...

... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...
... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...
... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...
... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...

... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...
... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...
... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...

... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...
... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...
... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...


Uno de los poemas del libro tiene un título que va a resultar pintiparado en los tiempos radiofónicos y televisivos que nos esperan tras la jornada de ayer domingo:
Las tertulias de expertos no tienen experiencia. :lol:

Algunos versos del tal poema:
Porque, sin la experiencia, los expertos ¿qué son...?
¡Nada! Fantasmas. Trasgos. Polizas de seguros.
Luciérnagas. Strómbolis. Cacao. Trepanación.
Geodesia. Berlonia. Súcubos. Extramuros.
Argodelos. Vernáculos. Táuride. Y Epiploon.
Y a lo sumo, "Teocalis". O protervos canguros:
un poquito cansados de vivir en Australia.
o disgustos por celos entre Hércules y Onfalia,
que es tema para Rubens, pero no es solución;


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La poesía de cada día
NotaPublicado: 05 Jul 2016 4:32 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Ene 2009 1:19
Mensajes: 1448
Ubicación: Madrid
Tras tanto humorismo versático, un clásico total. El mejor prosista de nuestra gran época. Y grandísimo poeta. Todas sus odas son conocidísimas, pero ésta quizás sea de las menos repetidas. Hablo de Fray Luis, claro.

A NUESTRA SEÑORA

Virgen, que el sol más pura,
gloria de los mortales, luz del cielo,
en quien la piedad es cual la alteza:
los ojos vuelve al suelo
y mira un miserable en cárcel dura,
cercado de tinieblas y tristeza.
Y si mayor bajeza
no conoce, ni igual, juicio humano,
que el estado en que estoy por culpa ajena,
con poderosa mano
quiebra, Reina del cielo, esta cadena.

Virgen, en cuyo seno
halló la deidad digno reposo,
do fue el rigor en dulce amor trocado:
si blando al riguroso
volviste, bien podrás volver sereno
un corazón de nubes rodeado.
Descubre el deseado
rostro, que admira el cielo, el suelo adora:
las nubes huirán, lucirá el día;
tu luz, alta Señora,
venza esta ciega y triste noche mía.

Virgen y madre junto,
de tu Hacedor dichosa engendradora,
a cuyos pechos floreció la vida:
mira cómo empeora
y crece mí dolor más cada punto;
el odio cunde, la amistad se olvida;
si no es de ti valida
la justicia y verdad, que tú engendraste,
¿adónde hallará seguro amparo?
Y pues madre eres, baste
para contigo el ver mi desamparo.

Virgen, del sol vestida,
de luces eternales coronada,
que huellas con divinos pies la Luna;
envidia emponzoñada,
engaño agudo, lengua fementida,
odio crüel, poder sin ley ninguna,
me hacen guerra a una;
pues, contra un tal ejército maldito,
¿cuál pobre y desarmado será parte,
si tu nombre bendito,
María, no se muestra por mi parte?

Virgen, por quien vencida
llora su perdición la sierpe fiera,
su daño eterno, su burlado intento;
miran de la ribera
seguras muchas gentes mi caída,
el agua violenta, el flaco aliento:
los unos con contento,
los otros con espanto; el más piadoso
con lástima la inútil voz fatiga;
yo, puesto en ti el lloroso
rostro, cortando voy onda enemiga.

Virgen, del Padre Esposa,
dulce Madre del Hijo, templo santo
del inmortal Amor, del hombre escudo:
no veo sino espanto;
si miro la morada, es peligrosa;
si la salida, incierta; el favor mudo,
el enemigo crudo,
desnuda, la verdad, muy proveída
de armas y valedores la mentira.
La miserable vida,
sólo cuando me vuelvo a ti, respira.

Virgen, que al alto ruego
no más humilde sí diste que honesto,
en quien los cielos contemplar desean;
como terrero puesto—
los brazos presos, de los ojos ciego—
a cien flechas estoy que me rodean,
que en herirme se emplean;
siento el dolor, mas no veo la mano;
ni me es dado el huir ni el escudarme.
Quiera tu soberano
Hijo, Madre de amor, por ti librarme.

Virgen, lucero amado,
en mar tempestuoso clara guía,
a cuvo santo rayo calla el viento;
mil olas a porfía
hunden en el abismo un desarmado
leño de vela y remo, que sin tiento
el húmedo elemento
corre; la noche carga, el aire truena;
ya por el cielo va, ya el suelo toca;
gime la rota antena;
socorre, antes que embista en dura roca.

Virgen, no enficionada
de la común mancilla y mal primero,
que al humano linaje contamina;
bien sabes que en ti espero
dende mi tierna edad; y, si malvada
fuerza que me venció ha hecho indina
de tu guarda divina
mi vida pecadora, tu clemencia
tanto mostrará más su bien crecido,
cuanto es más la dolencia,
y yo merezco menos ser valido.

Virgen, el dolor fiero
añuda ya la lengua, y no consiente
que publique la voz cuanto desea;
mas oye tú al doliente
ánimo, que contino a ti vocea.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La poesía de cada día
NotaPublicado: 14 Feb 2017 1:10 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2010 23:50
Mensajes: 3119
Ubicación: Calle Mossén Femades
Para los que celebren el día de hoy, por estarlo.
Una heroicidad en los tiempos que corren: se merecen una rima de uno de los más grandes.

Dos rojas lenguas de fuego
que a un mismo tronco enlazadas
se aproximan y, al besarse,
forman una sola llama.

Dos notas que del laúd
a un tiempo la mano arranca,
y en el espacio se encuentran
y armoniosas se abrazan.

Dos olas que vienen juntas
a morir sobre una playa
y que al romper se coronan
con un penacho de plata.

Dos jirones de vapor
que del lago se levantan
y, al juntarse allá en el cielo,
forman una nube blanca.

Dos ideas que al par brotan,
dos besos que a un tiempo estallan,
dos ecos que se confunden:
eso son nuestras dos almas.

_________________
El acento verdiano está en la a.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La poesía de cada día
NotaPublicado: 03 Mar 2017 21:04 
Desconectado
Refugiado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Abr 2010 22:52
Mensajes: 419
Ubicación: Sotto i pini del boschetto
La bala que me hiera
será bala con alma.
El alma de esa bala
será como sería
la canción de una rosa
si las flores cantaran
o el olor de un topacio
si las piedras olieran,
o la piel de una música
si nos fuese posible
tocar a las canciones
desnudas con las manos.

Si me hiere el cerebro
me dirá: yo buscaba
sondear tu pensamiento.
Y si me hiere el pecho
me dirá: ¡Yo quería
decirte que te quiero!

_________________
Son gentiluomo!

La bomba del Liceu


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 186 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 9, 10, 11, 12, 13  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

   
     
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com