Fecha actual 22 Oct 2020 13:51

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 5 mensajes ] 
Autor Mensaje
 Asunto: La vida breve, Teatro de la Zarzuela, semiconfinamiento 2020
NotaPublicado: 04 Oct 2020 19:58 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2010 23:50
Mensajes: 3422
Ubicación: Calle Mossén Femades
Función de estreno previa al semiconfinamiento de Madrid y alrededores, cuya hora definitiva, después de muchos tumbos, se fijó a las 22:00, en vez de la absurda, aunque simpática, 22:48 y la lógica 0:00. La política no sólo crea extraños compañeros de cama, también establece surrealistas horarios de queda.

Teatro semilleno, con el que ya habitual 2x1 en los asientos (dos ocupados, uno libre), cumpliendo el aforo máximo aunque no la distancia de seguridad (no hay ni un metro). En los palcos sólo dos personas. Pero como hay que ponerse la mascarilla no es problema.

La obra es musicalmente magnífica, digna de un compositor como Manuel de Falla. El libreto es una birria, indigno de un apellido como Fernández Shaw. No hay acción, ni trama, ni casi nada. Se repite hasta la saciedad la única coplilla brillante ("Malhaya") y poco más. Ni siquiera la eterna lamentación de Salud me transmitió tragedia: cuando todo es tragedia, nada es tragedia. Lo mejor de la ópera son las piezas danzables (no porque sea lo mejor compuesto sino porque lo cantado no molesta) y el cantaor (quién me iba a decir a mí que me iba a gustar el lerele).

En cuanto a los cantantes sólo cabe destacar a Ainoha Arteta, no sólo porque fuera la mejor sino tambien porque es la única que tiene un papel protagonista. Sacó con bravura algunos graves y lució en los agudos. En el primer acto, hasta que aparece su amado Paco, no para de soltar "quejíos" deseándose la muerte mientras se retuerce por el suelo. No me extraña que la abandonase Paco, de la que se libró el hombre. Los demás papeles son secundarios y es una pena porque este elenco no se junta todos los días: Jorge de León, María Luisa Corbacho, Rubén Amoretti y Gerardo Bullón. Todos ellos exuberantes es sus papeles episódicos.

Los bailarines extraordinarios y el cantaor bien, aunque su sonido me sonó a grabado, sobre todo por un fallo de sonido al inicio. La orquesta, reducida, cumplió con empeño pese a que al final de la primera danza me pareció que el viento metal entró tarde. Completa habría sido fabulosa y fabuloso. Al coro no se le vio y apenas se le oyó, su confinamiento debía de empezar a las 20:00. Y la puesta en escena ni se vio ni se disfrutó, pero ese confinamiento es de hace ya muchos años.

Vi al Gran Tunner en zona noble pero a pesar de mis intentos mímicos no hubo manera de que mirase para arriba.
A la salida íbamos con prisa, que nos cerraban Madrid y teníamos reserva fuera. Menos mal que La vida fue breve.

_________________
Cuidado con tragarse las óperas de Wagner: son de difícil digestión.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La vida breve, Teatro de la Zarzuela, semiconfinamiento
NotaPublicado: 04 Oct 2020 20:24 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Dic 2005 13:54
Mensajes: 13114
Ubicación: Madrid
Sólo por precisar, no hay ningún horario de queda. Puede usted caminar tranquilamente por las calles a las 3 de la madrugada, como hago yo. Lo que hay es un horario de cierre para la hostelería.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La vida breve, Teatro de la Zarzuela, semiconfinamiento
NotaPublicado: 05 Oct 2020 5:00 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 21 May 2009 16:34
Mensajes: 4922
Empieza, tras un largo cierre desde marzo debido al Covid-19 y sus devastadores efectos, una nueva temporada lírica en el Teatro de la Zarzuela de Madrid. La última vez que bajó el telón fue con la juvenil versión de Agua, Azucarillos y Aguardiente por el Proyecto Zarza, aún en la antigua normalidad. En ese momento, cuando la histeria y el encierro por el Coronavirus estaban a punto de abrirse paso en la capital en la semana siguiente después de esa última función, nadie se podía imaginar que el Teatro de la Zarzuela tardaría tantos meses en volver a abrirse al público. Por eso este inicio de temporada está siendo tan especial, como la histórica reapertura del Teatro Real en julio con La Traviata. Y el joven y castizo Madrid de Zarza en marzo ha cedido el paso a la Granada representada por el programa doble que abre esta temporada con representaciones de La Tempranica y La Vida Breve. Debido a la nueva situación de segunda ola de la pandemia en la que nos encontramos, y que todo Madrid está ya confinado, el teatro ha decidido no representar juntas estas obras sino cada una individualmente, de forma que un día hay funciones de un título y al día siguiente, del otro.


Desde el inicio de la función nos encontramos con un protocolo de seguridad que se cumple, aunque no tan estricto como en el Real, aunque con separación de los asientos cada dos aproximadamente, y cubiertos con cintas los no disponibles. No obstante, y sumado al confinamiento de la ciudad, la sala se encontraba ocupada prácticamente a menos de la mitad. Al final de la función se sale escalonadamente para evitar aglomeraciones.

Así las cosas, la función del día 4 correspondía a La Vida Breve, del gran Manuel de Falla. Con esta obra cuya duración hace honor a su título, el maestro retrata bajo una atmósfera de orquestación colorida, opulenta, wagneriana, verista y granadina al mismo tiempo, la historia de una joven gitana cuyo desengaño amoroso le cuesta la vida. En poco más de una hora, pasamos del folclorismo y la rusticidad del primer acto, al colorido y la opulencia del segundo. Heredera de Cavalleria Rusticana en el tema de una mujer engañada por su amado, y con gran presencia del coro en sus inicios, también muestra influencias de Tristán e Isolda: la voz de tenor de la fragua recuerda al marinero del primer acto.

En una producción de Giancarlo Del Monaco, procedente del Palau de Les Arts, y adaptada a la nueva situación, vuelve al escenario madrileño esta genial obra después de ocho años. Esta minimalista producción reduce la obra a la tragedia de la pobre Salud, cuya fragilidad se derrumba cuando su único amor, que se ha llevado su honra (algo tan importante en su entorno) y sus ganas de vivir, la abandona. De hecho, la muerte es algo que está presente en toda la obra, y Del Monaco lo manifiesta en un escenario único de intenso color rojo, que destaca este aspecto. Sentimos la muerte, el destino de salud desde que se levanta el telón. Este escenario se ampliará y reducirá de acuerdo a lo que pide la obra, aumentando la intensidad de las escenas.

La obra empieza con un montón de sillas apiñado a un lado del escenario. Salud, sentada en una de ellas, sufre, jadea, se angustia desde el inicio mismo de la música, con esas canciones desde la fragua que sarcásticamente cantan la situación de pobreza del pueblo. Este amor apasionado, letal (hoy en día se le llamaría relación tóxica) que tiene a la pobre Salud en un estado de psicosis y ansiedad que solo se calman cuando su amado Paco llega; deja claro que solo cabe un desenlace trágico. Ya desde la primera aria, cuando se habla de la fragilidad de un pajarillo y de una flor, es una declaración de intenciones. Por eso vemos a la protagonista estremecerse con los cantos del coro hasta que llega su amado. El dúo con Paco es el momento más estremecedor e importante del montaje: llega vestido deterrateniente, pero no vemos a un joven de falsa apariencia elegante, sino a un libidinoso seductor cuya intención es aprovecharse de Salud para luego dejarla tirada. Es evidente que ha habido una relación sexual entre los amantes, algo decisivo para el vínculo insano que establece Salud, pero este montaje lo eleva hacia lo gráfico, lo que resulta potente y revelador, porque asistimos a la pérdida de su virginidad. Mientras el dúo tiene lugar, la joven se acaricia absolutamente todo el cuerpo, sensualmente, mientras él lo mira todo, para luego sacar de su entrepierna un pañuelo ensangrentado, el símbolo de prueba de virginidad para los gitanos. Aunque no termina ahí, ya que Paco se lleva ese pañuelo hacia el fondo del escenario, mientras ella intenta alcanzarlo.

El segundo acto, la fiesta de bodas de Paco y Carmela, muestra a los invitados, bailarines y coro, en esta ocasión ha sido reducido el número de artistas por las razones sanitarias que conocemos. El cantaor aparece en una cruz, con un guitarrista y un nazareno. Los bailarines son solo tres parejas. Salud está presente, y cuando canta su segundo y desgarrador monólogo lo hace mientras están detenidos los demás. En la escena final, Salud se suicida clavándose un cuchillo que pone en las manos de Paco.

La orquesta también ha sufrido las consecuencias de esta situación, ya que la opulenta orquesta que la partitura requiere se ha reducido a una veintena de músicos, separados por distancia de seguridad y con mamparas. Pese a que el maestro Miguel Ángel Gómez-Martínez, quien consiguió el permiso de los herederos de Falla para la ocasión, dirigió maravillosamente, la obra se quedaba deslucida con esta necesaria reducción. Es cierto que las escenas más íntimas o profundas quedaron bien resueltas, como en el primer acto, pero no así en la riqueza del segundo, aquí falto de esa energía que le da la orquesta al completo a las danzas y las escenas de desesperación de Salud. El Coro estuvo a un excelente nivel, pese a estar reducido en escena, pero dejándonos un potente interludio.

Ainhoa Arteta interpretó a Salud, siendo el principal reclamo de la función, y cumpliendo las expectativas. La voz atraviesa una madurez conveniente a esta obra, que la dota de un timbre dramático ideal. En el acto segundo alcanzó sin duda su plenitud, con una memorable interpretación del aria "Allí está, riyendo junto a esa mujer", haciendo gala de unos estupendos agudos, pero también de unos pianísimos en todo el acto, así como de unos graves desgarradores. Y esos pianísimos volvió a usarlos en su escena final. A nivel interpretativo, dentro de un montaje extremo para su personaje, también estremeció con su actuación, sufriente, siempre al límite. Aún siendo esta una obra para lucimiento de la soprano, Arteta hizo suya la representación de forma incontestable.

Jorge de León
, quien aparece en el vídeo de esta producción en Valencia, aparece con la voz cada vez más abaritonada, pero aún con el impresionante agudo que le caracteriza. Su Paco es realmente varonil, al que se le ven las intenciones nada más verle, representando una versión cruda del personaje. Incluso al final, cuando se ve acorralado, no trasmite que sea una total derrota. Gran caracterización la del tenor canario.

Ciertamente, el resto del reparto ha estado también a un nivel supremo, con las impresionantes voces del bajo Rubén Amoretti como el tío Sarvaor y del barítono Gerardo Bullón como Manuel, ambas con un volumen, una dicción y una presencia escénica imponentes. María Luisa Corbacho tiene una voz enorme en el rol de la abuela, si bien evolucionó desde un inicio un tanto nasal hasta llegar a un convincente segundo acto, con un interesante timbre. Jesús Méndez como el cantaor estuvo correcto, digno, y también hay que mencionar a Gustavo Peña, con una bella, heroica interpretación de la voz de la fragua.

Ha sido emocionante ver de nuevo ópera escenificada en el Teatro de la Zarzuela. Nuestro género, que está en decadencia, no ha podido tener mejor regreso que con una zarzuela recuperada y con la que es posiblemente la más representada y popular de las óperas españolas. Teniendo en cuenta la que está cayendo, es un regalo sentir la magia de la música de Falla en vivo en este momento.

_________________
O Wort, du Wort, das mir fehlt!

https://emocionesliricas.blogspot.com.es/


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La vida breve, Teatro de la Zarzuela, semiconfinamiento
NotaPublicado: 05 Oct 2020 11:15 
Desconectado
Maestro de coro
Maestro de coro
Avatar de Usuario

Registrado: 22 May 2006 12:21
Mensajes: 518
Ubicación: Madrid
Qué barbaridad, parsi, ¡a las 4 de la mañana dándole al foro! Qué vicio.
Una alegría saludarte, hombre, que hacía mucho tiempo que no coincidíamos.

Muy de acuerdo con casi todas tus apreciaciones.

Es una pena que se haya tenido que hacer esta versión de cámara, la única que ha aceptado la Fundación Manuel de Falla, con una orquesta tan reducida y un coro sólo de 16 miembros.
Es cierto, falta fuerza y poderío en las danzas españolas y en el final, que tendrían que ser rotundos.
Pero donde yo eché en falta más orquesta y coro fue precisamente en el primer acto. La maravilla de ambientes y colores musicales creados por Falla quedaron deslucidos. Me faltó la intensidad que tiene en esta ópera la música y que se pone muy por encima de un libreto tan simplón.
Notable el empeño de la dirección de orquesta, pero el resultado sabe a poco y no llega a emocionar.

Pero para emocionar ahí tenemos a Ainhoa Arteta, que no es ni de lejos la "probe chavalilla" o el pajarito herido, sino una mujer madura sufriendo desde el minuto 1 con una intensidad arrebatadora.
El papel le ofrece lucirse en su carnosa y opulenta zona media/aguda. Y sus tablas y su entrega total ponen los pelos de punta tanto en filados delicados y maravillosamente fraseados como en desgarradoras bajadas al grave. Muy bien.

Y a su lado una abuela con una generosidad de medios apabullante, María Luisa Corbacho, todo un gustazo. Imponente también Rubén Amoretti de Tío Sarvaó. Qué pareja.

Jorge de León se luce en su corto papel, en el que sólo puede destacar en el dúo. Anduvo a la altura, recreándose en el "por ti yo desprecio las galas del mundo".

Lo del cantaor con mascarilla pues lo mismo que la orquesta, bien pero opaco, deslucido.
Lo mismo la voz de la fragua, tan tan tan lejana.
Y para tres frases que tiene, estupendo Gerardo Bullón como el hermano de Carmela, que la pobrecita Anna Gomà también tiene frase y media.

La puesta en escena de Giancarlo del Monaco se centra en la sangre y la muerte con unas paredes móviles rojas creando un entorno claustrofóbico y dejando muy claro desde el primer momento el destino de la pobre Salud. El movimiento de paneles, el juego de luces y tres elementos escénicos (bueno, cuatro: un ventilador, una cruz, unas sillas y humo) forman los distintos ambientes. No se necesita más.
Impactantes, la navaja del Tío Sarvaó y el pañuelo de Salud.
Y a destacar la adecuación de los figurines de Jesús Ruiz y la coreografía de Nuria Castejón.

En resumen, gran velada, inmensa protagonista, resultado global empequeñecido por las limitaciones impuestas.
A ver si este año siguen con las retransmisiones en Youtube, que tengo curiosidad de ver si con los micros la orquesta y coros tan deslavazados empastan mejor.

Curiosidades:
No había cogido yo entrada para esta Vida Breve. Pero al final me animé, miré el aforo en la web y acudí a las cuatro de la tarde a la taquilla a por entradas de última hora con superdescuento. Vaya, los que vinieron unos minutos antes se llevaron las que quería yo de primer piso. No pasa nada, por menos de 10 euros por butaca nos sentamos arriba en zona central.
Dos horas hasta que empezara la función nos dieron para pasear por un desolador centro de Madrid casi vacío, hacernos unos vídeos para Instagram en plan "El punto sobre la historia" y tomar un chocolate con churros. Por cierto, llegar desde las Chimbambas donde vivimos al centrísimo, aparcar y llegar a la taquilla del teatro, que normalmente nos tenemos que plantear como un viaje de largo recorrido, nos llevó menos de media hora. Ni dios por las calles, tráfico cero, aparcamiento a la primera en la plaza de la Lealtad. Qué bien pero qué triste todo.

Cotilleo social: Encuentros con amigos y conocidos antes y después de la función y ¡estaba Perico Delgado! Se habrán hecho amiguitos después de Masterchef.

En estos tiempos de limitaciones de movilidad tan caóticas que nos han impuesto (hoy no puedo cruzar la calle, pero mañana puedo atravesarme la ciudad) quien pueda y no tenga pánico a estar hora y veinte sentado en un teatro, que vaya, no es La Vida Breve ideal pero merece mucho la pena.

Debe haber entodavía en mi casa algún eco que guarde sus dulces palabras de amor...

_________________
.

operitas


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: La vida breve, Teatro de la Zarzuela, semiconfinamiento
NotaPublicado: 05 Oct 2020 21:19 
Desconectado
Div@
Div@
Avatar de Usuario

Registrado: 21 May 2009 16:34
Mensajes: 4922
Entre el público estaba Ramón Vargas, a quien mi grupo de amigos saludó. Todos le habían visto, menos yo. No pude evitar decirle que estuve el día del escándalo y no pude verle adecuadamente. Otra vez será...

Gracias, mocho, por tus palabras. Me alegró verte igualmente. Al parecer había varios foreros.

_________________
O Wort, du Wort, das mir fehlt!

https://emocionesliricas.blogspot.com.es/


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 5 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 4 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

   
     
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com